sábado, junio 17, 2006

Gotas ajenas

La ciudad atrapa las vidas de los que la viven. Es un mar bravo que arrastra con su resaca los movimientos de la multitud. Aún así, a veces hay gotas aisladas, ajenas a las mareas de la masa. Gotas, desapercibidas para el resto, que son ajenas a los acontecimientos y a las fechas.


En una noche recién dibujada inventan historias y pasean de la mano. Gotas libres y saladas, errantes. Gotas que lloran y sufren. Sonámbulas e ingenuas. Sin embargo sueñan y quieren, con mayúsculas. Se entregan al amor en estado líquido. Gotas con un futuro común y otras gotas que acaban de conocerse. Gotas ebrias, gotas pequeñas y gotas grandes. Gotas que lloran lágrima a lágrima el adiós, gotas que buscan una sombra para comer. Gotas infantiles y gotas maduras, manteniendo el equilibrio en la cuerda floja. Gotas de luna de miel y gotas embarazadas.


Gotas que otras gotas sueñan ser...


(Música Soledad- Fito Paez-11 y 6)

1 comentario:

jorge dijo...

Gotas que no saben que son gotas...