miércoles, octubre 04, 2006

Un niño soñador, un hombre valiente




Supongo que muchos sueños se fueron por el retrete, muchas ilusiones fueron tendidas en un hilo sin pinzas y volaron al pais de las nubes, muchos abandonaron lo que les gustaba por un cómodo sueldo o una pequeña tranquilidad, nada que reprochar, a veces es más que necesario.
Sin embargo, existe un hombre, aunque no se se debería de atreverme a llamarlo así, porque el todavía es muy niño, que tuvo la oportunidad de renunciar a su sueño, por una cómoda tranquilidad o un pequeño sueldo, o viceversa, pero que no se rindió y renunció a los contratos que le ataban a un trabajo que no quería hacer.
A veces, hasta los gallegos tienen respuestas concisas, y él supo tenerla en su momento, dijo un NO y a cambio se le abrieron mil nuevas puertas. Es por eso, y aunque ya le haya dedicado más de un post, le admiro. Por su independencia como persona y como amigo. El me ha enseñado que renunciar a los sueños no es un camino, aunque a veces es una decisión incómoda de tomar, la libertad de un sueño es lo que nos permite vivir en paz.
En un año cargado de ausencias, la suya se me hará muy difícil, al menos hasta el próximo reencuentro. Gracias por un nuevo paso camino de tu sueño, nuestros sueños...

P.D.
Pasead por su web (www.pablorosendo.com) y como un poco de promoción a nadie el viene mal, esparcir este monumento al buen dibujante, si alguien conoce a alguien que conozca a alguien que necesite un ilustrador (que no un ilustrado) , él es su hombre y Pablo A. Rosendo su nombre.

Ilustración original: Sueños.
Reservados los derechos de autor. ROSENDO

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Eres un fenomeno.
Gracias.

P.D.
Ya sabes que lo mio es dibujar...

Niebla dijo...

Admiro a la gente que lo deja todo en busca de sus sueños.

Pasaré por su casa.

Saludos.