lunes, enero 29, 2007


Ya no quedan cañas en el río. A penas si hay agua para que la corriente baje con su manso silencio. Un puente, antaño el único, adorna el paso con su basta presencia. Coches y semáforos dejaron atrás el sonoro caminar de las mulas. Un abuelo apoya los codos en la barandilla y mira a un horizonte que ya no reconoce. Tararea una copla que dice "quien viva en el año dos mil verá con asombro los tiempos cambiaos" y prosigue con su marcha, ajeno al año en que vivimos.
Ya no quedan cañas en el río. Un autobús se para y de él bajan los universitarios, pacientes, hambrientos, aligeran el paso para llegar a casa. En el Dieciocho una ambulancia espera nueva orden y el conductor apura un pitillo de tabaco negro. Un vendedor de cupones sortea a los coches y da la suerte para hoy. Una mujer mayor cruza la calle lleva el carro cargado hasta arriba.
Ya no quedan cañas en el río. Una abuela reconoce a su nieto. "Cuando vendrás a verme". La ambulancia se pone en marcha y acelera el paso. Los familiares se despiden, ya se han ido todos los estudiantes. El vendedor insiste en que sólo le quedan dos números y un abuelo que vuelve de no sabe donde apoya sus codos en la barandilla y sólo acierta a recordar que ya no quedan cañas en el río.

domingo, enero 28, 2007

C1



Un yonki reparte folletos de una academia de mecanografía. Una vieja que detesta los autobuses se monta en uno de ellos. Dentro, un ecuatoriano se agarra a la santa biblia separando sus hojas con el bonometro. Hay varias mujeres que se miran encima del hombro por encima de las gafas. El conductor escucha en radiolé la versión gipsy de un clásico del rock argentino.

En el otro extremo de esta lata de humanos en conserva una chica, habla tan alto por el móvil que no necesita comunicación sin cables para que la escuchen en cualquier punto del planeta. Atras queda Isaac Peral y alguien solicita bajar en la puerta del CEU. Poco después, cerca del Tribunal, una manada de estudiantes con legañas busca alguna biblioteca abierta 24 horas. Una señora devora minuciosamente una revista que habla de la nieta de Franco, se cansa y descuelga sus gafas hasta la altura del ombligo justo donde su pecho revalida las leyes de la gravedad.
Un abuelo escupe en el asfalto y un gato se cruza delante de un coche. Frenazo y bocinas, los gritos de siempre en voces de otros. Ramiro Maeztu queda más abajo porque el autobus va en dirección Reina Victoria. Hay un restaurante argentino cerca del Hospital de la Cruz Roja, se necesita freganchín. Las niñas bien cruzan en rojo. Pido bajar y me miro la barriga, ha crecido. El vendedor de castañas cierra el puesto, en la puerta de los Renoir hay cola para la última sesión. Llevo la cartera en el bolsillo y no encuentro las llaves, cruzo la calle y giro por Maudes. En la boca de metro quince cordones de oro avisan de la existencia de cuatro niñatos. Paso por delante del chino y encuentro las llaves en el bolsillo interior de la chaqueta.
El ascensor sigue roto y maldigo a aquellos que forzaron sus puertas. Subo cinco pisos, pierdo el aliento y gano en latidos. Dentro me recibe el artificial calor de la calefacción. Dejo el abrigo en cualquier lado, en la tele Ariadna Gil soporta mal el goya de Carmen Maura. Elena Anaya está cada día mejor, enciendo la radio y miro por la ventana, hoy tampoco ha nevado.

martes, enero 23, 2007

Traficantes de sonidos

Cara A copyright

Cara B copyright

Lo sentimos las letras de los textos no aparecen por cortesía de alguna multinacional.

sábado, enero 13, 2007

El orden de factores


Cara B

A cara de perro, te he evitado a conciencia al tiempo que te escribía cartas invisibles con la esperanza de que las supieras leer. No tengo el alma suficientemente corrompida como para llevar sombrero. El precio de la gasolina ha vuelto a subir y me he quemado la lengua por el ansia de comer una parte de tu corazón directamente de la sartén. En la calle una puta llama crío a un crío que se estaba haciendo el hombre con ella.

A estas alturas de la noche todos los besos son nidos de bacterias, un pianista aporrea un instrumento que sabe mentir y nos hemos reído de dos perros que paseaban a una vieja. Alguien a propuesto elevarse a otros altares mayores que el alcohol pero no tenemos tiempo ni dinero para seguir tentando a la suerte.


Cara A
He vuelto al mismo sitio, al que he ido tantas veces, me he sentado sobre una pila de cazadoras y he meado apuntando contra la tapa, olvidando que aquí no había tapa. He escuchado otra vez esa canción de los Red Hot y he bebido wisky de garrafa al precio de mi vida.

Hay policías espectadores de comedia, mujeres esquizofrénicas y pistas de baile. Chicas de biblioteca atormentadas por su nota y parodias de Elena Anaya. El billar sirve de cama, las apuestas se doblan, mañana será un día duró mezlca de vino y coca cola. Alguien pidió papel y todos miramos con el rabo del ojo lo que llevaba entre manos. El humo me empuja a casa, tengo que andar en circulos antes de entrar, no recordaba haber dejado mi cuarto tan desordenado, hace media hora ni siquiera recordaba mi cuarto.

miércoles, enero 10, 2007

Miradas cruzadas



Cara A
Que mirará ese gilipoyas... venga pásame por la cara tu soltería, mírame agusto, libre...inútil. Esta ciudad hecha para gente como él. Sin ataduras, solitarios aguso. Me acuerdo que cuando yo estaba sólo no había tantas esculturas deambulando por aquí, como lo envidio... Un soltero feliz, con su vida a salto de mata, hoy pico aquí mañana allí. Si se tuercen las cosas a casa. Quién pudiera renunciar a esta vida de soga y trivial con otra pareja. Quiero volver a sentirme peligroso, quiero sentirme al borde del desvanecimiento.
Mírame, estoy gordo, dicen que es la felicidad, pero no puedo entenderlo, la estabilidad me está cebando. Estar sólo adelgaza, la soledad adelgaza, quiero volver a esas fiestas interminables, llenas de alcohol, de farra, de mujeres,... A ella, le quiero, pero no le vendría mal tomarse unas vacaciones. Necesito tiempo para mi, para mis cosas,...normal que sonría, es feliz, joven. jodidamente feliz. Hasta a mi me apetece sonreír...
Cara B
Pero ese subnormal porque se ríe de mi...no tiene otra cosa que hacer que pasearse delante de mi recordando que no esta solo. Maldita mierda de Madrid, últimamente todo el mundo va de la mano, hasta los policías de movilidad se quieren...jodida ciudad hecha para pares. Estoy harto de llegar a casa oliendo a wisky, levantarme sin aliento,... quiero que alguien me espere al volver del curro, quiero dormir con ella.
Vamos cabrón, préstame a tu chica... claro, seguro que esa tripa es de no tener que pelear para pillar algo en un bar, no necesitas echarte dos litros de colonia. Quien pudiera ser tu y ver una peli en el cine con tu pareja...necesito compartir almohada, no tener que huir de las casas cuando sale el sol... mírame, en todos estos años no he conseguido nada productivo, añoro tu puta curva de la felicidad, seguro que a ti la cerveza no te provoca resaca...joder entiendo que sonría... él no tiene la culpa...

lunes, enero 08, 2007

Y además es imposible...(Ciclo Pick Up)




Cara A
No se porque me ha dado por las confesiones acerca de canciones, por este proyecto de radio Soledad al que siempre le estoy dando vueltas. Se que a Jorge no le gustará, y me digusta, pero bueno, el entiende que haga estas cosas. Me gusta demasiado la música, me atrapa, me tiene atontado esta manía de cantar mal, me alegra un acorde y me apena el silencio. Lo mejor es mantener ociosos mis oidos, resguardarme de la lluvia bajo una buena canción. Este proyecto que se pone en marcha se desvanecerá en cualquier momento, pues las cosas por esta República son efímeras, pasajeras.

Cara B
El dolor se institucionaliza y termina por enquistarse. Lo mejor reventar, arremeter contra una silla la rabia y después limpiarse las manos con métodica felicidad. Viejas canciones, me circula un sólo glóbulo rojo indie por la sangre, pero es un glóbulo rojo bien aprovechado. Brutal, si tu no me quieres yo no te quiero?, toda una indiferencia correspondida, un cruce de intenciones. No es un reproche, no es una foto en llamas, es un canto a los ojos abiertos en la noche, a la tripa que siempre se revuelve cuando escuchas un nombre conocido y no es él. Nadie te puede obligar a que dejes de llorar...pero muchos pueden hacerte reír...

Violentamente bien...(ciclo pick up)


"La Buena Vida" Que nos va pasar...

Cara A
Ey, Qué tal?...bien...Te digo que estoy bien, no pasa nada....Es sólo que estoy un poco acatarrado... Tranquilízate, yo estoy muy tranquilo, me siento en paz conmigo mismo...si, la verdad es que estoy llevando bien esto... mi día?...pues bien, lo de siempre, he ido a la universidad, he hablado con estos. No me he tomado ni un café, he estado haciendo un trabajo pendiente....si, ese que empecé en vacaciones...no he pensado demasiado...eso es, un día monótono....estoy bien, tranquilo...con fuerza...y tu que tal?...entiendo...a mi me pasa eso también a veces...ya pasará...no, ya se que quedarse de brazos cruzados no es lo mejor...ok... pues un poco de niebla y algo de frío....ah, por allí sol no?... pues no se, supongo que para medidados de febrero...supongo que si, que algo haré, saldré por ahí...jeje algó tomaré...no, esa risa no es falsa...si, ya va siendo hora...cuídate...un beso...eso...ya hablaremos...suerte...

Cloc piiiii piiii

Cara B
Hoy estoy violento, con una violencia peligrosamente anímica. Estoy violentamente adjetivado. Me encuentro revuelto, me jodido mucho esperar el autobús. La niebla me gusta, pero no se porque. He hecho tres cafeteras y he quemado dos. Me he puesto algo de sacarina en un montón de cafeína. No tengo ni idea de que hacer, no me apetece malgastar nada de tiempo estudiando, no me siento con fuerzas para coger un libro. Estoy algo quemado de la situación, no se si he hecho bien cambiándolo todo, no me apetece salir. Estoy violentamente raro, no me acostumbro a estos días, no son monótonos son linealmente agotadores. Tengo que terminar este puto trabajo y luego trataré de esconderme bajo del edredón, estoy violent....

ring...ring...
Ey, Qué tal?..............................

Pick up


Album: Sin sentido (Prueba uno)
Cara A

Pon caras raras, todo vale, todo sirve y nadie está vencido hasta que no lo admite. Cosquilleos, ilusiones, voy a hacer de tripas corazón. El otro día pasaba por una calle cerca del río y un sesentón intentaba ligar con cuatro mujeres de su edad. Un guiño de la vida, no hay tarde ni pronto, ni justo momento. Todo es tratar de trotar sin tener que mirar atrás. Caminar ligeros de equipaje, como poetas en el exilio, sin lastre. Es posible volar si crees que no existe caida.

Cara B
Apología de la música. No me destroces el oido intentado demostrarme que Bunbury es una imitación barata de Jim Morrison y Raphael juntos, lo se, y qué, me gusta. No me seas niño mártir, no te atormentes en un vaso de ginebra, vive y deja vivir. La modernidad me toca las pelotas , me toca las pelotas las intransigentes manías de los ridiculos modernos, de las legiones de horteras que escupen letras sin sentido, vocean sobre lo cool o lo desfasado, que dos noches por semana se visten con ropas que valen más que ellos mismos y bailan al ritmo de atriumtrashmigratorio electrofashion, o lo que es lo mismo una imitación del bacalao y marisol con toques de prodigy, ¿A que jode?.

martes, enero 02, 2007

Tiritititando

Un tiroteo de nieve en polvo, al amanecer se terminan todas los rituales de esa extraña religión que profeso. Entre dos coches un ángel vomita su primer amor. Comienza la verdadera batalla, entre palabras atropelladas y martillos con sordina. Mil veces juré dejarlo, mil veces. El regusto amargo a madera tapia las lágrimas y aviva a una lengua ya de por si jaranera. Te conozco de haberte visto dos veces, pero he pensado en ti más que tu marido. Demasiado cursi, se larga hasta la más desesperada girando 180 º mis ojos. Otra noche sin compañía.
Silbo esa canción que todo solitario posee para no sentirse triste, yo hasta le he puesto letra: putos elefantes que no saben volar, disney nos mato y nadie nos resucita, dame verso y wisky, no preguntes más, te dije que no te atrevas nunca más.
Me creo tan maldito con estas gafas, que no acierto con la llave, mamá ya está despierta y ha hecho chocolate. No preguntes mamá, esta vez han ganado los martillos. Buenas noches.