jueves, febrero 08, 2007

Señal que te he perdido

Con el menor márgen de error, ni un centímetro más a la izquierda que a la derecha, el rayo tocó tierra en el único sitio dónde podía partirla. Y del suelo brotaron espinas que se enzarzaron en el pecho. Nunca lo fue del todo, al menos no siempre, y tal vez fue nunca que la felicidad anidó en los besos. La única gota de paz se escondía en el sabor a madera de un wisky barato.

Gritos, tripas y corazones rodando cuesta arriba en un mundo del revés. Las arañas se olvidaron de tejer en su rincón y la inercia de los días envejeció los sentimientos, que por viejos se envenenaron hasta retorcerse sobre algo que nunca fueron. No hubo trato, ni siquiera quedo tiempo para pagar las deudas. Cerro los puños con gesto de dolor y antes de dejarse llevar por la locura del llanto escribió sobre el baho del cristal del autobús: el amor es un perfume barato.

1 comentario:

gErT dijo...

y yo cómo odio la colonia nenuco...