jueves, enero 17, 2008

El portero no les dejaba pasar y Jorge les dió la mano. Una vez dentro se fueron con sus otras amigas, que tienen la misma edad pero más escote. Nos acercamos a la barra donde siempre pedimos wisky de distintas marcas que saben a la misma mierda. Es un ritual. Giramos por todo el bar mientras ensayamos gestos o frases: Nos la suda que no nos hagan caso. No hemos pagado para entrar pero nos gusta llamar a la puerta del cielo. Probablemente terminemos rezumando alcohol como cubas tumbados en la misma cama. Volveremos en el mismo N poyas y apoyaremos nuestras cabezas contra algún sucio cristal. Padezco una mala resaca. No puedo dormir. De todos los sueños fugaces que he tenido, aquel en el que Balboa me cruzaba un puño era el más real.

2 comentarios:

pebbels dijo...

ya esta....te comento....me HA ENCANTADO....MUY BIEN TORRES...ERES EL MEJOR....XDDDDD....
no, de verdad....sabes que te envidio de la forma mas sana, te admiro de la manera más humilde y te leo en el modo más sincero...
sabes que tus palabras nunca suenan huecas en mi cabeza, y que las mias se te dirigen siempre con un mismo fin, el de acompañarte, escucharte, entenderte y ayudarte (lo consigan o no...)
Para tu curso de arrogancia: eres el mejor de los compañeros que recorren mi vida....me alegra verte sonreir tanto como lo haces ahora, y que por fin hayas descubierto lo que otors vimos hace ya tantos años...
me debes algoooooooo....

gErT dijo...

Arrogancia aumentando...
Orgullo...
Y?