miércoles, febrero 13, 2008

Banalización

Una vez que les perdió el miedo aquellas dos palabras se convirtieron en un comodín. Al principio las decía convencido de que estaba en lo cierto. Más tarde, cuando la monotonía invadió su café de las mañanas, las empleó para rellenar huecos en mensajes de texto sin sentido. Tuvo que utilizarlas casi sistemáticamente, eran aburridas y, aun siendo sentidas, carecían de la fortaleza de otros días atrás. Por lo general eran su cláusula de escape para terminar conversaciones telefónicas que no llevaban a ningún lugar . Cuando llegaron las discusiones esas dos minúsculas porciones del diccionario fueron un reclamo para llevar la disputa a su terreno. Empezó a decirlas otra vez con miedo, pero esta vez no por miedo a esas dos palabras, por el miedo al fin que no es sino miedo a tener que mudar de monotonía. Cuando la llama del rencor prendió la traca final esas palabras permanecieron ignifugas a la pirotecnia. Sin embargo, ya estaban polisémicamente tocadas de muerte. Ahora, cuando las oye en otras bocas siente repugnancia, pero toma aire y respira sereno con el placer de saber que no va a tener que usarlas en mucho tiempo.

6 comentarios:

jorgeirmer dijo...

Lei el texto antes de leer el título y disfruté con la incertidumbre de cuales eran esas dos palabras. Aunque sea una opinión personal y subjetiva, me gustó llegar a ellas a través de la deducción línea tras línea en lugar de encontrármelas de frente.
Un abrazo

Uqbar dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Uqbar dijo...

Estaba dudando entre una opción u otra, tu comentario me ayudó a decantarme por la otra opción. Gracias. Otro abrazo para ti muchachote

chimita dijo...

Muy bien, pues yo soy la tonta... Aún sin saber qué palabras son, me gusta lo k escribes. Pero creo k si las supiera, uy!, sería aún mejor jeje.
Aunque quizá es uno de esos textos abiertos a la imaginación de cada uno... para que cada uno encuentre las dos palabras más banales..
No puedo pensar más por hoy :)

gErT dijo...

¿No serían las dos palabras de las que hablaba Isabel Allende en el primero de los cuentos de Eva Luna?


Gracias por seguir con el universo bloguero mientras todo se derrumba a tu alrededor...

chimita dijo...

Una vez ke las descubres, el texto es más precioso si cabe. cobra sentido de una manera que, por suerte, aunque me es familiar, no en mis propias carnes.
Pero todo lo que dices... lo de rellenar huecos en los mensajes... es tan real... Y me da penita de verdad que se banalice eso :(
Besos