sábado, abril 05, 2008

Mis (nuestros)
héroes
tienen la piel
marcada
por el reloj.
Ya no tienen
memoria,
ni brazos
fuertes
con los que acunarnos.

Mis (nuestros)
héroes
no tienen
historias nuevas
que contar
pero cuentan
las historias
que no queremos
dejar de oír.

Mis héroes
se irán,
algún día,
y en la terrible
ausencia
de su despedida
se alzará
frente a mis ojos
el vivo recuerdo
de todas las hazañas
que nuestros héroes
nos dieron en vida.

1 comentario:

chimita dijo...

Efectivamente, ni memoria, ni fuerza, ni historias nuevas. Llegará un momento en que tus héroes, al menos así los míos, no tendrán ninguna clase de historias, ni nuevas ni viejas, y si las tienen desde luego no pueden contártelas.