domingo, mayo 11, 2008

XXXIII Verónica

"Said: I Remember
when we used to sit..." B.Marley


En tu silla, nadie.
Aquí espero tu regreso
pegado al calor
que dejó tu cuerpo
en nuestros asientos.
Al borde del cuarto café
y buscando tu pelo
en la trazo de balas imaginarias
que dispara mi fusil
atragantado de noches tristes
buscando los mares de Escandinavia.
La música que nos debemos
y el tiempo que se nos escapa
en quintos cursos de desengaños.
Vuelve y traete contigo
todo lo bueno que hallaste
en tus frías arenas...
tu hombre, tus fotos,
tus aleteos de sirena
que se me figuran a mí
como un milagroso quitapenas.

3 comentarios:

Cariátides dijo...

Hay personas que solo con estar a su lado tienen la virtud de calmar.

Un abrazo

pebbels dijo...

Yo tambien la echo de menos....que se traiga sobre todo ese soplo de aire fresco...mas fresco aun desde alli...para que con el se lleve los malos tragos, las noches tristes y esa sensacion de que todo se rompe or momentos...
Ya sabes que aqui queda simpre quien te sople al oido....
Te quiero muxo

Verónica dijo...

Las arenas ya no son tan húmedas desde que una incomprensible y daliniana ola de calor arrasa Copenhague. La M entra con la Mañana y Me recuerda una Marañana de Melosidad Matritesense que Me Marea Más y Más. Mataría por un poco de Mayo en Madrid, Manzanares, Manuela Malasaña, Montera...mataría...

os echo irremediablemente de menos y a veces me pregunto el sentido de tirar de mi vida en dirección contraria...hacia el norte. Pero las sirenas siempre tuvieron el mismo sino: nadar.

Gracias por tus rimas,tq

-tu sirena en cualquier mar-