jueves, septiembre 25, 2008

Está el mundo de mudanza y las nubes pasan de puntillas por los latidos. Tengo floja la entrepierna y en la mano el detonador. A veces creo que tal vez el planeta sería mejor sin gente como yo. No sé si es que he perdido la razón o es mi única manifestación de remota sensatez. Tal vez otros se quieran querer sin querer, yo me conformo con bailar borracho algunas noches. El tiempo tiene párpados y el reloj nos ha hecho un guiño. Aprovecho la racha. Pocas veces la luna vuela tan bajo.

No hay comentarios: