sábado, septiembre 27, 2008

Soy nulo para el amor, por eso tal vez no me entusiasma el cine. Tengo un suspenso en sensibilidad porque me arde el trasero en la butaca. Sin embargo, a pesar de mis miseras, hoy duele el dolor en la pantalla de la vida. Ha muerto un hombre bueno. Se han cerrado unos ojos, los ojos, y ya no hay besos en las filas de atrás de las salas. Roto el espejo en el que se miraba apolo dan ganas de estrellar el vidrio del último trago contra el reloj. Ley de vida. A todos nos alcanzan las parcas. El caso es que molesta. Jode más que pase el tiempo cuando se mueren los buenos y sigue vivo Tom Cruise. Puede que tenga color el dinero pero ya no hay precio para tu regreso.Paul Newman descansará en los títulos de crédito de nuestra memoria. Hoy el whisky sabe a derrota, bendita derrota si es contigo.
Va por tí.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Un día de ésto, quedaos. No tomamos unos whiskys a s salud... Sin dinero y sn color...Pero, sobre todo, sin Tom Cruise.



Foras.