miércoles, octubre 15, 2008

En esta copa cabe lo que ocupa una canción.

En la melodía los hielos tiritan y no es de frío. Esta canción tiene el trago amargo como lo prefieren los viejos que l as peores borracheras siempre son las dulces y el poeta naufraga cuando confunde labios con versos. Será mejor beber al calor de un estribillo difícil para evitar que el vapor de la música empañe la memoria. A esta canción le bastan motivos y le sobra rencor pero no puedo cansarme de esuchar con nervios el silencio previo a la batalla. Antes de descorchar una canción presta atención al momento y al lugar, será mejor que lo hagas solo o el recuerdo de ese instante podrá peresguirte de por vida. Para mal o para bien, hay estrofas que se anclan al paladar. Brindemos por hoy que a esta copa a la que llamamos vida le queda lo que ocupa una canción.

1 comentario:

Carmen dijo...

"En esta copa cabe lo que ocupa una canción". Me ha gustado mucho.