jueves, octubre 09, 2008

La noche es una trinchera. Muchos cobardes disparan al bulto, sin mirar. A lo lejos, en la retaguradia, Alton Ellis templa la hoguera de este refugio de pastores. Jamaica cruza la habitación en el candor de las brasas. Dos minutos y cuarenta y nueve segundos después el reagge es mucho mejor cuando se escucha sin ton ni son, sobre todo sin ton. In Jamaica... todo puede ser verdad y sin embargo todo es tan mentira.

No hay comentarios: