martes, febrero 10, 2009

Caminarás con la cabeza alta
entre el silbido de las balas
y el llanto de los niños,
entre el frío que soportan
los que perdieron sus casas
mientras la noche arde en sus tejados
en un cielo de bombas
en un infierno de estrellas.

Pero tu sabes que mañana
el trayecto del sueño
comienza en el polvo
que levanta tu rabia.
No te han matado,
ellos no contaban con eso,
te levantarás esta noche
y te sacudirás la tierra,
sortearás los cadáveres
vadearás los cráteres
y desde ese lugar
donde las bombas
siempre caen en el mismo lugar
saldrás a la calle para contarlo.
Sólo el silencio es la muerte
y cuando creas ya no queda nada
todavía nos queda la voz.

No hay comentarios: