lunes, septiembre 13, 2010

He vaciado el cargador
contra todos mis poemas
mi verso era un colador
por el que se escurrían las palabras.

Me han llamado violento
por practicar la obsesión
de tirotear todas mis intenciones
hasta dejar que se desangraran en la acera.

Yo ya no escribo para nadie.
Me dí cuenta mientras el ruido de aquel tren
que partía hacia la nada
resquebrajaba Madrid y mis entrañas.

1 comentario:

Magenta dijo...

Pues deberías escribir para ti. No encontrarás a nadie que se lo merezca más.