viernes, mayo 13, 2011

Soy un verso asido al tejado
la canción sobre la que pasta el poeta
cuando el trapecista siente
la llamada perdida del alambre.

Tus labios se abrazan al silencio
y el pí pi pi de un móvil me informa
tras la abreviatura de un latido
que ha fracasado mi golpe de estado

Últimamente miro tus labios
con la emoción de poner nombre a las cosas
y la necesidad de olvidar todas las palabras.

Lo dicen las noticias
tu voz es una revolución sin alzamiento
un susurro que golpea firme el yunque de mi oído
para derrocar la democracia de cuanto pienso

Ahora, mientras oposito a tus noches
y busco en mis bolsillos
alguna fórmula que resuelva el enigma
no encuentro salario que pague la duda.

Lo dejo estar,
tú todavía no sabes
que cuando estás sentada sobre el precipicio
yo también siento el abismo.

martes, mayo 03, 2011

50 cl.

El viento es tímido con las nubes
antes de que la luz se acune
sobre la piel del Tiergarten.

Amarrados a la calma que proporciona
una cara conocida entre un mar de extraños
esperamos que nos inunde la noche
mientras los niños juegan al escondite
entre las piedras del monumento al Holocausto.

Hemos disparado fotografías con automático
para conocer Alemania en 10 segundos.
Conscientes de que años después será la nostalgia
la que dispare contra nosotros
nos dejamos habitar por la cerveza
hasta que la calle nos engulla
bajo los párpados de Berlín.

En algún lugar dos hombres diferentes dirán
"Mírate, alguna vez fuimos esos".

Abril

Huele a humedad
el cielo está al borde del parto
y antes de que rompa aguas
los molinos de viento
se dejan llevar hasta el naufragio.

Aquí, donde nunca llueve mar
disfruto de la tormenta sólo un instante
hasta que el primer rayo ilumina tu casa.
conmigo las previsiones siempre se cumplen
cuando te conocí anunciaron precipitaciones.

Has salido a la ventana
y me ensimismo durante un rato
hasta que la rambla de agua
cala mis zapatillas.

Ahora ya sé que
aunque más tarde escampe
el resfriado llegará mañana
y las toses durarán toda la primavera.