martes, abril 24, 2007

...

He estado escuchando un disco de versiones. Me siento tan fantasma como la vieja estación de Chamberí. Y sin embargo tan violento como el metro en hora punta. Tengo un doctorado en ver pasar gente. Tengo sindrome doce sindromes de absinencia distintos. He oido una vieja canción a medias entre dos viejas mitades. No siento apego al futuro, ni todo lo contrario, ese rato de practicar la nostálgia dura menos cada día. Otra vez desde el ombligo, desde un ego dolorido por caídas. Siempre me encuentro escribiendo para encontar respuestas pero sin saber bien que preguntar. Hay demasiadas canciones y tan sólo 12 notas. Hay muchas libros y sólo un par de puñados de letras. Tengo muchos latidos y sólo un corazón.

1 comentario:

e_n_o dijo...

Yo, que tengo el doctorado en las calles de bcn, iba paseando entre libros, escritores y rosas el día de Sant Jordi y me encontré con un compañero de clase, estaba firmando su libro. Sólo espero que el día que te encuentre a ti firmando libros por Sant Jordi me regales una rosa.