jueves, marzo 30, 2006

Noticias del mañana

Un traficante ha sido detenido en posesión de sonrisas.

En una encuesta dirigida a los políticos tres de cada cuatro piensan.

Redada en Marbella, solo un detenido.

Un lince iberico que iba a 80 km/h atropella a un camión de furtivos. El lince se dió a la fuga.

La policía ha sido desalojada del Palacio Okupa de la Moncloa.

Rotundo éxito de la manifestación en contra de las manifestaciones.

Las máquinas de la cafetería de CC. de la Inf. admitirán billetes al año que viene.

Ha muerto Elvis.

Mañana otra vez hoy será ayer.

viernes, marzo 24, 2006

El DESERTOR DEL VOLKHOV (II)


Marcos aparece con la mirada triste. Tiene en mente la idea de escaparse. Siente la vergüenza y la deshonra de haberle fallado a su padre. Espera a la noche y pide hacer guardia en el extremo más occidental del frente. Desde allí no hay más de ocho kilómetros hacía una zona de pequeños pueblos, aún tierra de nadie. Llegadas las 10 de la noche Marcos habla a su compañero de guardia, un veterano de la guerra de África que da cabezadas.


MARCOS
Venga Millán, duerme un rato, no se lo diré a nadie, Esos rusos no se atreverán a atacar esta noche después de la so manta palos que le hemos metido.

MILLÁN

¡Que razón tienes¡ hay que ver como caían, no se como no se habían dado cuenta de que era una muerte segura. Bueno si te brindas a hacer un rato más la guardia, me pego una siestecilla. Despiértame si pasa algo muchacho.

Marcos se cerciora de que Millán está durmiendo. Al escuchar sus ronquidos empieza a moverse despacio. Poco a poco llega hasta la última zanja. Se mete dentro de ella y empieza a correr. Un soldado que se encuentra escribiendo se sobresalta al oír el ruido.

SOLDADO
Santo y seña


MARCOS
El gato rojo camina despacio

SOLDADO
Joder ¿Qué haces ahí? Vuelve pronto no está el horno para bollos. Está noche hará mucho frío y mañana iremos al lago Ilmen. Descansa, ¿Quieres?


MARCOS
Eso haré, solo vigilaba que todo estuviera dispuesto en la trinchera para mañana. Enseguida iré a mi catre.

El soldado parece convencido de las buenas intenciones de Marcos y se despide de él con un gesto de aprobación, sin llegar nunca a mantener un contacto visual. Marcos avanza un poco más y se arrastra unos metros por el suelo. Una vez atravesada la alambrada comienza a correr por el campo abierto.

Reflexiones a los 20

Llegados a este punto me doy cuenta que sigo teniendo más preguntas que respuestas. Eso sí he descubierto que hay muchas cosas que no son ciertas. Por ejemplo:

El deporte es sano... hombre... sano sano...muy sano lo que se dice no es. Qué se lo pregunten a mis cejas ,rotas al igual en baloncesto que en futbol, o a los tobillos ajenos maltrechos por esguinces. Incluso a algún mequetrefe de delantero que ha terminado chocando contra mi, siempre muy a sui pesar. Hasta los objetos inanimados sufren...aun recuerdo aquel poste que no supe esquivar...la respuesta es no, no se rompió.
El trabajo es gratificante. Quizás para un amable broker de la bolsa de Madrid lo sea, en cambio yo os puedo asegurar que para un estudiante en prácticas no lo es mucho. 100 euros al mes... si los divides por las horas trabajadas te dan 0.8 € la hora... coño! si hasta un parquímetro cobra más que ... y está quieto... Lo que si que es cierto es que aprendí... aprendí mucho... en fin aprendí que mejor ser alegre estudiante en prácticas que triste aunque amable broker de la bolsa de Madrid.
Estudiar es práctico.... señores eso es pura teoría... Teoría de la publicidad, de la información, de la comunicación, de las Relaciones Públicas...eso sí relaciones púbicas a mansalva.... aquí la única práctica establecida es la del bebercio exterior en otras palabra Botellón. Y como en toda práctica que se precie o te buscas la vida o no encuentras sitio para hacerlas...
El tiempo pone las cosas en su sitio... pues que se de prisa que al paso que vamos no nos va dar tiempo... esto no hay que matizarlo... yo por mi parte aun espero que cierto libro fagocitado vuelva a su sitio pero me da que el tiempo no se va a molestar en hacerlo.
La Facultad no está de vista... eso si que no... nuestra facultad es pasen y vean...tendrá los planos de una cárcel pero vaya presos y presas que hay en sus celdas...siempre ciegos siempre a tope...
aDiOs
En ausencia de ideas falacias ocurrentes

miércoles, marzo 22, 2006

EL DESERTOR DEL VOLKHOV (I)




Esta es la historia de mi guión de cine, modificada tan solo en algunos aspectos de la narración para hacerla absequible al blog.
Marcos Hernández era un joven valenciano. Es moreno y corpulento, aunque no demasiado alto. Tiene una cara con facciones marcadas aunque a la vez alegre. Está encuadrado como voluntario en la 250 división alemana, la División Azul, concretamente en el 262 regimiento de infantería.
Su padre está preso en la cárcel de Valencia. Le acusan de pertencer al Partido Comunista. Tal vez si su hijo hace méritos en el frente ruso conseguirá librarle de la pena de muerte que pesa sobre él.
Marcos era por tanto un voluntario en una guerra que no le pertenecía. El frío y la responsabilidad le atormentaban. En el margen occidental del Río Volkhov se agolpaban españoles, alemanes y letones. Estaban helados y esperaban que en cualquier momento el ataque empezase desde el otro margen del río.
Eso no se hizo esperar y el 12 de octubre los rusos empezaron a cruzar el río. Lo hacían en avalancha unos detrás de otros. Muchos pisaban los cadáveres de sus compañeros para avanzar. Los españoles aguantaron la primera envestida victoriosos. Llegó el momento de ìnsepeccionar el campo de batalla y contar las bajas.
Marcos se encuentra junto a un Sargento. Es un tipo rechoncho un poco más bajo y cejas pobladas. Es conocido como el Sargento Saéz. Junto a ellos en el suelo un jóven ruso se retuerce de dolor. Está mal herido y necesita ayuda.

MARCOS
Sargento, habrá que llevarlo al servicio médico. No han sido muchos los que han quedado, le haremos prisionero.

SARGENTO
¿Prisionero? Te voy a enseñar que se hace con gente como ésta en la guerra.

Saca la pistola que lleva bajo del tres cuartos y sus ojos brillan.

MARCOS
Espere, no creo que deba darle el tiro de gracia. Aun puede moverse, llevémosle al
269, allí podrán sanarlo, Nos vendrá bien para cavar trincheras.

SARGENTO
¿Sabes creo que tal vez deberías hacerlo tu? Nunca has estado en un frente. Allí en el Ebro no era muy distinto. Mátalo
Marcos se queda inmóvil. No consigue apartar la vista del arma. El sargento rie. Se gira y dispara dos veces. Una sobre la pierna del ruso y la otra sobre el vientre. Enciende un cigarrillo lentamente y respira el humo. Después hace un gesto de despedida a Marcos y se va, éste murmura algo entre dientes y cierra los ojos.

martes, marzo 14, 2006

Ventanas...

Mi ventana, tarde. Tras ella niños inmunes vacunados contra el reloj, ilusos que aun no han aprendido que el tiempo causa dolor.

Mi ventana, tarde noche. Tras ella vísperas de adultos jugando a beber humo. Empiezan a saber que perdida la inocencia el pecado es apetecible y la libertad se esconde tras un montón de ropa.

Mi ventana, noche. Mercaderes de día pasean sus mascotas, miran abajo y suspiran que por un segundo se suprima el trabajo. Olvidan que fueron niños y ya piensan en ser ancianos.

Mi ventana, noche cerrada. Mujeres prohibidas invitan a una copa. Piden que olvides tus remordimientos y ellas sean tu capricho. Besarlas y morir o morir sin besarlas...

Mi ventana, madrugada. La escarcha da mi reflejo. Ahora que yo ya se que el mar es tan solo un poco de sal en tu mirada tengo que dejarte la puerta entreabierta para ver si de verdad te marchas.

domingo, marzo 12, 2006

Fin. Por fin termina la semana

Es tan tarde que ya no existen los relojes. La vida no ha perdido sentido pero ya no tiene sentido esperar. El tiempo se ha burlado de nosotros. Ha llegado el día en el que no queremos ser mayores. Cuantas veces me avisaron y yo sin darme cuenta estirando de la cuerda fuerte para tensarla rápido.

Ahora la vida va en serio. La muerte no es una mentira lejana. De repente nos encontramos a la deriva en un mar, por desgracia no en el Mediterráneo. Es el momento de ordenar este desastre. Se que no estoy solo y eso es una ventaja. Aunque a veces es inevitable sentirse un solitaro acompañado.
Últimamente estoy utilizando el blog como un díario de desdichas, espero que nuestro rumbo cambie. Quedan muchas cosas por hacer...

sábado, marzo 11, 2006

Desahogo. Entendedlo es necesario

Huir es una convicción, es un modo de vida. Cobarde tal vez, pero tiene sus adeptos.

Yo soy cobarde y por tanto tendente a la fuga. Soy un ser que busca la salida de emergencia en la entrada al paraiso. Es cierto, soy de esa clase de humanos que no tiene desarrollado el músculo necesario para erguir la cabeza.
Curioso, como casi todo hombre, vivo en la ironía. Odio los laberintos pero vivo en miles de ellos. Algunos tan grandes como mujeres y otros tan pequeños como ciudades. Los laberintos tienen difícil salida...
A veces, cuando no queda más remedio, he de enfrentarme a los problemas. Eso solo cuando todas las posibles vías de escape han fallado. Entonces me desmorono. No me gustán los bis a bis con el destino. Entendedme si se nace cobarde, se es cobarde. No es ni mejor ni peor, simplemente es un estilo. Cobardes hay muchos, algunos salvaron la vida corriendo hacía el lado contrario a la batalla otros perecieron por huir de un problema y cruzarse con otro. Yo simplemente soy un cobarde mediano. Buscando siempre la salida, debería haberme llamado Don Nadie o Señor Huida.
Siempre quise llamarme Don Nadie o Señor Huida.

Paranoias o bocas por poemas

Dos de cada tres piensan que si
y uno les lleva la contraria
el impar
el sur
yo:
tu,
nos,
eso pensamos
no queremos ser iguales
nos agrada ser igual de distintos

Si yo nunca tomara en nada partido
a pesar de que no tengo signos
no sería mi yo
sería,
moriría,
el yo de otro mismo
un recuerdo del futuro sin destino
No hemos heredado batallas
pero tenemos certezas
detras
de
cada
muerte
siempre hay un lunes
siempre un lunes por la mañana

Epistolas de Uqbar al amigo ladrón


Amigo ladrón:
Hijo de puta. Puedo entender que quisieras robarme el poco dinero del que dispongo… sí, incluso que huyeses con mi bono metro del mes de marzo (que aproveche y todo un detalle dejar el abono con su funda para que pueda sacar el del mes próximo). Pero ¿Qué mente retorcida se llevaría un boleto de lotería ( si para el 22 de diciembre…pero de 2005)? No se quien eres, ni ha que te dedicas, tal vez puedas malvender mi identidad por un puñado de pipas, mucho más no vale, cada tarde me invento una nueva.

Comprendo que para tus fechorías somos imprescindibles y que mis tarjetas son el motivo que te inspira seguir haciendo de las tuyas. Bien es cierto que tal vez una tarjeta universitaria de la Universidad Complutense no te permitirá ir muy lejos, sobre todo si en el reverso reza Facultad de Ciencias de la Información. Eso es cosa tuya.

Solo me siento defraudado contigo por una cosa. ¿Por qué me has quitado mis fotos? Esas fotos en las que algunos salen con cara de delincuentes, otros parecen terroristas o chinosm también guirism incluso turcos... Sin embargo es la pérdida de una de ellas la que me duele más que cualquiera.No es otra que una foto de mi hermana a los cuatro años.
Carterista desalmado. No tienes corazón. Has dejado mis bolsillos huecos. Huye, toma el dinero, ya nunca volverá esa foto. Era lo más parecido a un talismán que he conocido. Desde que tengo esta cartera había estado ahí. Ahí permanecía como atenta, pendiente de que me administrase todo lo bien que un desastre puede hacerlo. Mirándome a los ojos cuando pretendía hacer una compra absurda o sonriendo cuando sabía que yo era feliz. Amigo ladrón o cabrón desalmado has jodido parte de mi seguridad. No te guardo rencor (cabrón, inútil, hijo de puta y fijo que hasta sabías de semiótica) pero espero que de algún modo mis fotos te duelan en los ojos.

Ojalá entiendas que esa gente, esa familia, esos ojos, no forman parte de tu vida, y que a pesar de que me hayas birlado sus retratos siguen siendo míos. Paradójicamente guardaba la cartera en el bolsillo más cercano al corazón. Ahora tengo la cartera pero no la certeza y a mi pecho le sobran latidos.

Atentamente Uqbar.

El único ser que tropieza las veces que hagan falta