lunes, noviembre 08, 2010

Molinos de miedo

He utilizado las veces que el viento
abría de par en par las ventanas
como unidad de medida del otoño.

El frío nos atraganta la tarde
y en las heridas de los labios
siento arder alguna palabra
que nos deja mal sabor de boca.

Os he visto a todos madrugar
para alistaros a la cola del miedo
yo también he pedido el turno
para esperar a que algún año
regrese de pronto el tiempo para los héroes.

En nuestra memoria llevamos
tatuados todos sus insultos.
A veces cuando me importan tanto
que todo se vueve tan ridículo
corro a apoyarme en tu pared
para pensar en el lugar
donde dejamos olvidada la revolución.

jueves, octubre 28, 2010

Temo al miedo
y al viento del sur.
Los dos me despeinan la tarde
los dos me traen tu recuerdo.

domingo, octubre 24, 2010

Cómo era la mañana

A veces le espío en su soledad
y siento como su cuerpo es una excusa
que se aferra al tiempo
para no salir volando.

En su piel las cicatrices son costuras
por las que se deshilvana la ausencia
y cada respiración es un nuevo mundo
en el que las fotografías ejercen de memoria.

Todos mienten cada vez más
y cuando por casualidad
toma conciencia de sí mismo
el mar es sólo un instante,
el resto todo es naufragio.

miércoles, octubre 20, 2010

4- Kirche

Munich, Iglesia de St Michael 14/10/10

Leo en el santoral que mañana es Sta Teresa Von Ávila
en un retablo San Miguel mata a sablazos a sus dragones
me consuela saber que al menos los míos no escupen fuego.

A mi alrededor tan sólo cuatro viejas rezan
me siento diminuto frente al altar
que todo es inmenso hasta que suena el órgano.

Oímos respirar sus acordes menores
parecen esta compuestos tan sólo
para disipar la soledad de los fieles.
De vez en cuando algún turista descarriado
hace tintinear alguna moneda en el cepillo
y rompe la magia en la que estamos sumergidos.

Ésta vez estoy tan cerca de mí
que cuando me sorpende de nuevo el silenco
y el olor a incieso condecora tu olvido
toso por última vez
y siento que ya puedo ir en paz.

Te desconozco

En el tren de vuelta han puesto un documental
hablaba de una ciudad que visite hace un tiempo
nada es tal y como yo lo recordaba.

Aquellos rostros son demaisados grises en la pantalla
y las calles que tanto le gustaban a mi nostalgia
son ahora estériles y demasiado anchas.

Mientras la voz en off sigue maltratando mi recuerdo
tengo la misma sensación que cuando releo tus viejas cartas
tu amor siempre es mucho más caliente en mi memoria.

A veces me pregunto dónde y con quién estuve yo entonces.

domingo, octubre 17, 2010

3- Touch me / Tacheless

Hemos cruzado demasiados semáforos en rojo
hemos montado a muchos trenes y cerrado demasiadas puertas
hemos comido en los andenes y saciado la sed en las gasolineras
hemos abierto demasiadas heridas por el camino
y badeado muchos ríos turbios para poder dejarlo todo atrás.

Hemos abatido a tiros a nuestra infancia
y cruzado todas las vías sin pasos nivel
hemos cargado todo el viaje con el peso de nuestros corazones

Hemos ido demasiado rápido y sorteado a mucha gente
hablado cuatro idiomas y fantaseado con la misma mujer
hemos escupido contra el viento y discutido por qué dirección tomar.

He sufrido tanto para llegar hasta éste instante
que comprende que una vez aquí
tu ya no me parezcas ningún obstáculo
y tu rechazo ningún castigo.

2- Café Expresso

El surco de las primeras bicicletas dibuja las calles
la mañana sigue escondida tras una niebla prematura
y sólo se intuye la vida en el ruido de algún motor
que arranca al tercer intento.

Munich se nos desaparrama en la mirada
mientras lo veo alejarse calle arriba
comprendo que todos tenemos derecho a remontar el río
aunque al desovar las intenciones mueran nuestros sueños.

Con las prisas ha olvidado sus cosas
pero hacia donde él va no va a necesitar abrigo.
Tengo la certeza de que no volverá
y aun así no dejo que nadie ocupe su asiento.
Pido en la barra otro asqueroso café alemán
y recuerdo una de esas tardes contigo
en las que yo también sabía llorar.

1- Hauptbahnhof

En el andén tirita una mujer
yo también viajo sin billete
y me acerco a consolarla.

Juntos tememos al revisor.

Ella tiene miedo de una multa cara
y yo a que descubran que no me importa
hacia donde se dirije el próximio tren.

Betty me habla todo el tiempo de su ciudad.

La dejó hace unos meses por un hombre
que ahora le ha dejado a ella
y teme que al volver ya no sea la misma.

Un chico la descubre en mitad del trayecto.

Le obligan a apearse en la siguiente estación
por un momento siento la necesidad de irme con ella
tiene casi mi edad y ya ha vivido dos vidas.

Al arrancar me despide agitando el brazo
hasta que la niebla la engulle en el último suspiro.
ahora ya sólo pienso en mí.

Me he pasado toda la noche inventando el infinito
para no tener que reconocer la nada.

Mal de oldina

Cada vez que llego a casa
siento como la luna se descarrila en la ventana
creo que voy a vomitar otra vez
veo el universo girar en mi retrete
últimamente cuando consigo esquivar mi ritmo cardiaco
oigo una voz que me susurra
piensa menos con la polla y más con las heridas.

Cada día Dios me despierta más temprano
y me trae hasta aquí palabras que no comprendo
pero que a todo el mundo le parecen indispensables.
Desde ayer el banco se empeña en hacerme madurar
para hacerle feliz yo ya he matado al futbolista con el que soñaba
y aquella chica camarera ya no me sirve nada.

Sólo os pido que ésta vez si vas a odiarme sea de verdad .
Cuando despierte ahí arriba en algún lugar del cielo
los flamencos volarán a África para pasar el invierno
y puede que tal vez uno de estos días
se me olvide una respirar.

miércoles, septiembre 29, 2010

Se forjó una armardura
para defenderse de las flechas
pero una pistola de agua
acabó por oxidar su coraza.

lunes, septiembre 27, 2010

Jornada Laboral

Se extingue primero la luz en el estudio
después Gran Vía abre la puerta de corrales
y mientras la Falange Auténtica empapela otro banco
el cielo se derrama a corcheas.

Hay descuento en el teatro
pero la sala está vacía
el actor, por lujo, ruega silencio
y el taquillero le devuelve una ovación cerrada.

Mañana el Prado estrena otra exposición
y los críticos escriben por ejemplo
que el bigote por fín se emancipó de Frida.

En la marquesina de una parada de bus
un hombre se atornilla al suelo
frente a un anuncio que hace apología de unos labios.
El amor es tan extraño en estos tiempos
que cientos de turistas lo fotografían.
Su amor era tan solemne
que cada beso era un nuevo tratado
sucedió que un día ella prefirió otra firma
y él cambió de pluma.

domingo, septiembre 26, 2010

Kino-oko

Mientras caía he oído a lo lejos ¡hombre al agua!
Olas del Mar Negro acariciaban mi estatura
qué inmensa es la incertidumbre a recorrer
hasta llegar a la próxima orilla.

No siento la necesidad de ahogarme ante la cámara
el mar se contrae y regresa tras mi espalda
no me asusta la oscuridad del infinito
aparto gota a gota el camino de regreso.

Cada vez oigo más cerca silbar las balas,
ya llega el siglo XX con su sombrero de espinos.
Hay un motín en un barco de guerra
los pájaros disparan contra las escopetas.
Qué frío está éste mar de Ucrania.
al despertar la ventana estaba abierta
y el grifo del baño goteaba.

lunes, septiembre 13, 2010

He vaciado el cargador
contra todos mis poemas
mi verso era un colador
por el que se escurrían las palabras.

Me han llamado violento
por practicar la obsesión
de tirotear todas mis intenciones
hasta dejar que se desangraran en la acera.

Yo ya no escribo para nadie.
Me dí cuenta mientras el ruido de aquel tren
que partía hacia la nada
resquebrajaba Madrid y mis entrañas.

domingo, septiembre 12, 2010

Domingo Post Mortem

He salido de casa rambla abajo
del agua ya no quedaba ni rastro.
Después, me he parado frente a una tienda de espejos
todos los reflejos estaban vacíos sin ti.
No he podido evitarlo
he recordado como cantabas con los ojos cerrados
girabas peligrosamete sobre tu eje
y todos los ojos se peleaban por mirarte.

La calle que ayer estaba invadida
hoy ha firmado el armisticio del domingo.
Aun así, en el suelo todavía pasean tus huellas
acariciando el asfalto por el que caminamos
evitando pisar las palabras que nunca te digo.
Las he oído explotar, pero ya no servían de nada.

domingo, agosto 29, 2010

Clandestino

En la Glorieta se oyen bajar los tanques
son invisibles, pero están por todas partes
lo han anunciado por la tele
el estado de sitio ha sido decretado.

Desde aquí veo llamas arder en San Bernardo.

Hoy han venido los perros de presa a mi edificio
estaba en la cama pero los he oído ladrar.
El portero les ha guiado por las escaleras,
han desalojado a una familia que vivía en el cuarto
porque llevaban siete meses sin pagar el alquiler.

Algunos valientes desafían el toque de queda
y se reúnen a esas horas en las que el humo de los bares
se pelea con luces recién nacidas.
Piden una copa para los dos
la economía de guerra se ha instaurado
incluso en la resistencia.
Aunque los besos se han prohibido
ellos se besan en un descuido del portero
y de camino a casa se dan furtivavmente la mano.
Al amanecer todo ha terminado
han sido delatados por una vecina panadera
en su colchón humea la derrota
y mientras los veo desfilar esposados
desde este bunker contra los sentimientos
mi espalda es un crisol de dolores.

sábado, agosto 28, 2010

T - SHIT

Mi madre tiró a la basura
mi camiseta roja sin preguntarme.
Me daba tanta seguridad
que esperaba pacientemente cada colada
para volver a utilizarla
Llevaba un roto en la espalda.
me lo hice saltando la reja
para poder jugar al fútbol.
Recuerdo que cuando viajé por primera vez
alguién estampó mi nombre marcado con un rotulador
para que no se perdiera en las lavadoras comunes.
Hasta ayer todavía la extrañaba
Al volver a casa vi a un indigente con una camiseta roja
la mitad de mi nombre se había descolorido
y por el agujero de su espalda
se colaban ahora todas mis ruinas.

lunes, agosto 23, 2010

Voyeur

Al volver a casa he dado varias vueltas
he mirado por una ventana por si era la tuya
tenían puesto un programa sobre playas
y he visto como todos los imberbes gallos del corral
sacaban pecho para la fotofinish del verano.
La ciudad es inmensa mientras te busco
Me he parado en otro cristal,
me han llamado las luces.
Al principio las sombras
me han hecho creer que no estabas sola
en realidad la lámpara te convertía
en una estrella de cuatro puntas.
Un escupitajo de un aire acondicionado
me ha devuelto a la soledad.
No debía haberme parado delante de tantas casas
ahora el poco tráfico es un poco más triste
y alguien dispara contra los pájaros
que viven dentro de los semáforos.

sábado, agosto 21, 2010

Closed

Junto a la Casa de la Moneda hay un puticlub
se llama Paraiso y estaba cerrado,
Madrid en verano es una ciudad en funciones.
He visto como un hombre se afeitaba en un banco
el mar era mucho más pequeño en el blanco de sus ojos
y tenía dos tormentas marrones meciéndose en su mirada.
He dejado que cambiara varias veces la luz del semáforo
antes de atreverme a cruzar una calle que no necesitaba.
Después he pensado en ti y me he calmado,
has llegado puntual a mi vida
como el ácido del limón que agrieta el mármol.
Estoy preocupado, no te lo he dicho antes
pero no se hacer pompas con el chicle.

lunes, agosto 16, 2010

Desde su ventana
ella siente como los días se despojan del verano
como parpadean los semáforos
como aquellas mariposas a las que rompíamos las alas.
La casa está llena de fotos
y aunque todo tiene le mismo orden
ya no huele a café en la mañana
y en el tendedero gotea sólo la mitad de la ropa.

La casa está llena de fotos
En la línea uno se ha cruzado con mil rostros
que han mirado a través de sus heridas
pero, hoy por la noche habrá partido
y ya nadie volverá a caer en la cuenta.

Ella mira tras los cristales y sufre nauseas.
Ojalá hubiera llovido y el agua hubiera surcado de nuevo
el río que permanece oculto en el asfalto.
Ojalá en el útlimos suspiros
el cielo se hubiera desplomado sobre ella
cubriéndole de agosto
con la última pincelada naranja del día.

martes, julio 20, 2010

El calor no amortigua el paso del tiempo y, mientras una mano le acerca un vaso, el vaivén del último recuerdo se mece en la sinapsis del olvido. El castañeo artificial de sus dientes suena una y otra vez contra el vidrio. Ese sonido, que ahora sólo se apaga cuando logra dar hasta el último trago a un líquido rancio, mezcla de agua y medicina, antes le producía dentera. Aunque inmune a toda burla, su presencia es ridícula. Las manos que antes agarraban oportunidades ya no abrazan utopías. La última, la de sanar de una enfermedad que ha ido perdiendo letras, pereció anoche. Acurrucada en algún lugar del cerebro perdió el apetito hasta morir de inanición. Poco sabrá de su otra muerte. Una enfermera limpia con una servilleta el rastro de saliva que escapa por sus comisuras. Las horas pasan ya sin ningún sentido, anoche quebraron todas las manecillas. Y Dios, dónde está ahora, se atrevió a dudar en el último momento.

lunes, junio 14, 2010

LL

Hoy, que llueve en Madrid,
he vuelto a recordar como empapelábamos
aquella habitación del reproche
con mis pero cómo y tus por qué,
hasta el vecino ha notado como regresaba
el sonido hueco de aquella amenaza
que uno de los dos acabó por cumplir.

Ahora, que ya buscamos explicaciones
tras otro par de persianas bajadas
me he pasado todo el día
paladeando como se estremecían
solapados al vaho de los cristales
mis no te vayas o tus quédate conmigo.

Aquellas palabras contaminadas
eran nuestro plan B contra el hastío
y aunque ya anunciaban el exilio del cariño
solíamos dispararlas indiscriminadamente al aire
para disolver por la fuerza
nuestras ilegalizadas manifestaciones de odio.

Tal vez, sin yo quererlo
mis dudas siguen ancladas a tu ombligo
como si después del desastre
como si tras aquel naufragio
un cordón umbilical de la desdicha
mantuviera tambaleando pero en pie
nuestra frágil costumbre de despedirnos.

Aun así, a pesar de mi torpe habilidad
para echarte de menos en el momento más inoportuno
todas las mañanas al levantarme me prometo
que siempre será el próximo minuto
el que voy a dedicar a tu olvido.

jueves, mayo 20, 2010

Tiene tu contraventana escrito un nombre
pero no puedo leerlo desde fuera
por eso he pasado toda la tarde
buscando tornillos para una escafandra
con la que sumergirme en ese mar
sin que la presión achate mis palabras.

Estoy arruinado en ánimos
y siento como los recuerdos
desdibujan de nuevo mis cicatrices
en una eventual puesta a punto de la nostalgia.

Te advierto de que hoy estoy insoportable
he visto como juegan a encajarse
las piezas de un puzzle que ya nadie usa
y yo que soy un diógenes ávido de sentimientos
he dejado a mis quimeras salir a tu reencuentro.

No tenemos remedio
guardo siempre en mi desorden
un problema para cada solución.

miércoles, mayo 19, 2010

Nocturno

Cuando un claro de luna
acaricia el embalaje de mis días estériles
con su sonrisa felina
me compadezco de lo felices
que parecen los vecinos en sus ventanas.
Entonces recuerdo aquel boli barato
y la mancha de tinta roja que dejó
al diseccionarme en dos mitades:
la tuya y la de todos los demás.

Llego casi siempre a casa sin ganas de comer
pero devoro con avaricia las sobras.
Después saciado el apetito
alimentado el remordimiento
dejo que el chirriar del colchón
acompañe al sonido de Quintero León y Quiroga.

Puedes llamarme imbécil
pero todavía no he aprendido
que la última copla
siempre es la que peor sienta.

miércoles, mayo 05, 2010

Miércoles

Podría atreverme a decirte que
no hagas planes para mañana
por si acaso si la veleta de los jueves
nos da por un momento una tregua
y paso a buscarte a las ocho.

Podría decirte que ésta tarde
traigas tu cámara de fotos
porque esta vez por fín
quiero que reveles todas mis intenciones.

Podría reducir a cenizas tus preocupaciones
amueblar con mis risas tus cabreos
inventar un idioma esperando alguna cola
brindarte con mi arritmia dos bailes
incluso besarte en los labios antes de irte.

Y aún así, aún así tampoco existirías.

sábado, mayo 01, 2010

Audiencia

Trasnochando te han visto
formular la química del silencio
ahogar tus penas en la ausencia
buscar en los bolsillos rendijas
y en las rendijas huecos
por los que poder escapar.

Ya en la madrugada,
cuando es indecente mirarse a los ojos
te han encontrado las farolas
abrazado al último taxi
para sentenciar la noche
para dilapidar las últimas monedas.

Después, cuando nadie puede verte
caes a plomo en un colchón con grietas
y empiezas el inventario del fracaso
Siempre, siempre te falta lo mismo.

domingo, abril 25, 2010

Ghobadi

Tan huérfano
como salir de un cine
tras el destello de luz
que precede al camión de la basura.

Tan sucio
como aquella servilleta de bar
donde apuntamos nuestros números
y que se perdió en la colada.

Tan vacío
como la partitura del tiempo
que preferimos gastar
en las ganas de llorar.

Tan triste
como el parpadeo verde
de un despertador de acordes menores
que recuerda tus ojos en la oscuridad.

Y todo esto lo he aprendido
porque en todo este tiempo
no había encontrado
nada tan perfecto
como tú.

martes, marzo 23, 2010

Enésimo intento

Aunque Dios descansa los domingos
nosotros, hijos paganos de la nada,
acumulamos horas muertas
en nuestro haber de tiempo perdido.

Cuando todo el mundo duerme
nos encaminamos al trabajo
y Madrid se convierte en un coral artificial
el esqueleto de un pecio
que asoma desnudo entre la arena
como recuerdo de una ítaca recalificada

En sus calles soy
un cíclope sin monóculo
un Goliat en busca de la pedrada
que acabe con este desvarío.

Ayer mis estornudos se abrían paso en tu cama
mi alergia no pudo con mis ganas
junto a ti tumbado la fragilidad de la vida
se diluía en la delicadeza pausada de tus ojos.

jueves, marzo 11, 2010

Mientras rebusco en los cajones
y busco algo de música para mi funeral
siento como se arremolina
el aliento de la muerte en la nuca del futuro.

Siempre fui puntual en los fracasos
y atolondrardo en las alegrias,
tal vez por eso,
no disfruté nunca de lo bueno
y paladeé con demasiado aprecio la tristeza.

Quizá sólo debería dejar sonar el silencio.
Creo que despedirse es
un esfuerzo innecesario
del que no estoy del todo convencido.

Cuando falte, en el útlimo momento del día
Pasad sin llamar a mi recuerdo
no descansaré en ningún lugar
salvo el la tenue lágrima de vuestro olvido.

lunes, febrero 22, 2010

Yo ya las conocía de antes.
Eran victorias de Samotracia
con las manos largas,
mujeres que se entretienen con el juego
y titubean con el suicidio a tiempo parcial.

Al principio aparentan cobardía
ceñidas en su armadura guerrera
cargada con la ausencia del desengaño
después el rato que su colchón
nos soporta sobre la cama
fingen asustarse de su sombra
para arrancarte por último el corazón.

Mientras duermo cruzo railes oscuros
sin prestar atención al paso a nivel
siento que me seduce la idea
de que un tren pueda arrollarme.

Zozobran máquinas teñidas de miedo
que convierten en esquirlas mi cuerpo
y a veces contigo y casi siempre sin ti
siento que sobran sueños a mis pesadillas

miércoles, febrero 17, 2010

[Sobre el buró
la alopecia del calendario
desdibuja una maraña
de apuntes sin sentido
y de estrofas libres
que acurrucadas en el terciopelo
se frotan con el calor fiticio
de un televisor encendido]

"Hoy he escuchado
como la terquedad del tiempo
se empeña en envejecernos"

"Ahora, todavía oigo ese crugir
como el latido de un necio,
esa contractura del espaciotiempo
es un tic tac acompasado
que quiere navegar
sin dejar un cabo suelto,
que quiere gritar sin abrir la boca
que nos impone brindar
y nos impide planes a largo plazo".

Os lo suplico,
dadme a mi también un punto de apoyo
para que pueda apuntalar el mundo
porque aunque mis convicciones son firmes
no aguantarán todo el invierno.

lunes, febrero 08, 2010

Palpitaciones

Paladeo en cada micra de aire
el regusto amargo de la ansiedad
asido al aroma amargo de los hospitales
como se asen al mar las gotas de aguas cabizbajas.

Cada partícula de oxígeno inhalada
es otro paso dado hacía el último apeadero
mientras, recorro las curvas de éste país
alarmando a Dios y a los vecinos
con prisas que no entienden de semáforos
he oído por ahí que a todos nos sentencia
la congénita enfermedad de la muerte.

Por eso esta noche, tumbado sobre mi conciencia
analizo el electrcardiograma del pasado.
Los peores augurios se confirman:
como periodista soy miope, como poeta hipertrófico.

lunes, enero 11, 2010

Dejé que el alcohol lo hiciera más fácil,
pero sólo conseguí agrietar mi labio inferior
y que tu proximidad rompiera aquello
que la miopía lo había hecho más fácil.
Tomé carrerilla
subí y te encontré,
bajé y allí estabas,
crucé la calle y tu silueta me siguió.
Me escondí bajo las sábanas
para poder sentirme solo
todavía sin entender
en que momento tus besos
firmaron un pacto de no agresión con el olvido.