lunes, septiembre 27, 2010

Su amor era tan solemne
que cada beso era un nuevo tratado
sucedió que un día ella prefirió otra firma
y él cambió de pluma.

1 comentario:

Javier Montabes dijo...

Precioso, corto y profundo!