miércoles, septiembre 29, 2010

Se forjó una armardura
para defenderse de las flechas
pero una pistola de agua
acabó por oxidar su coraza.

1 comentario:

YESS dijo...

que bello y que triste...