jueves, julio 31, 2008

Voy a reescribir mi vida empezando por el final:

Y así fue como un día morí.

miércoles, julio 30, 2008

LXVIII La calma final

Ya nadie tendrá que esquivar mis besos de despedida
será mejor así, sin labios que chocan desesperados
al final de la partida, no todo fue tan malo,
aprendí que el amor es para los enamorados.

Por eso, no necesito ver arder pasajes a países extranjeros
y tampoco puedo asirme a la fragilidad del calendario
no fuí yo quien escogió el frío en mi cuerpo
y tampoco tengo derecho a otros besos en otros labios.
Se que todavía hay barcos de guerra en las dunas
todavía encallan huellas de mujer en mi cama
pero cuando pensé que todo estaba en calma
quedó mi recién restaurado orgullo en ruinas.

Soy el pasado, media cuartilla en un álbum de fotos
que alumbra el candil de un corazón con telarañas
cundo recuerde en blanco y negro las cosas que pasaron
seré sólo un leve recuerdo en vuestras entrañas.
Soñarán mis pasos con la línea imaginaria de humo
que dejó un cigarro mal apagado en la ventana
y cuando se apaguen los rescoldos de la felicidad
me abandonaré en casa a la oscuridad de las persianas.

lunes, julio 28, 2008

En el pueblo no había pasado de ser una rubia de bote empeñada por hacer carrera en el difícil arte de buscar cónyuge con posibles. Sin ser imbecil, era más abierta de piernas que de miras. Sin embargo, tuvo a bien el destino, ayudado por cuatro meses de embarazo, que nuestra protagonista cumpliera sus deseos. Emparentó con uno de esos hombres que, en aquellos tiempos en que todavía existía el proletariado, los proletarios hubieran llamado burgués. No volvió a ponerse mechas en su vieja peluquería donde ya la habían bautizado como una mujer con suerte. Desde que dejó el bote de tinte barato se había convertido en una reputada rubia de adopción que se movía en los círculos de moda de la capital provincial. Empeñaba su tiempo en hacer acopio de avalorios y sortijas para darse a su máxima afición, que consistía en mostrar en el pueblo, y casi siempre por fiestas, el esplendor del oro en sus dedos amorcillados por la vida sedentaria. Tuvo dos hijos que crecieron creyendo en la virtud del lenguaje refinado de los colegios de pago. Después, aquellos dos desechos de papá trataban de evangelizar a las masas rurales. Pobre de aquel que se atreviera a discutir la dicción de "Bacalado" o que los vascuences del Athletic eran de "Bilbado. "No ves que ellos van a los jesuistas" replicaban las comadres enrojecidas por el atrevimiento de sus retoños. Muerta la ignorancia y ampliado el estarato social estudiantil aquella suerte de jet set franquista devino en adicciones más mundanas que las de las correciones gramáticas. Ni siquiera su conocida afiliación al Opus salvó al pequeño de los hijos de darse a las drogas. Replegó la señorona velas y no apareció por el pueblo en un tiempo. Era tarde para evitar el escarnio, en los corrillos de los secadores ya se comentaba que a la rubia forastera le había salido un hijo rana. Perdido el honor del apellido, disminuyó el brillo de sortijas y escapularios. Ayer algunos la viernon vender la casa del centro para que un constructor avizado levantara bonitos adosados. Es una señal, dice mi barbero, si la aristocrácia sufre la crisis, aquí, en la Tierra, los lectores del Marca tendremos que apretarnos el cinturón.

jueves, julio 24, 2008

LXVII Sala Sol

Huele a mezcla de sudor y alcohol
Hay besos en oferta
y el género se expone en escalones
Tras el umbral, la noche se recibe
entre un imperio de hormonas
pertrechadas para la batalla.


Sus paredes están más iluminadas
que el resto de perversiones madrileñas,
tal vez por venerarse allí al astro rey
tal vez porque las oscuras intenciones
ya se asumen con la entrada.



En los soportales
se desmarcan los rostos de sus cuerpos
en una suerte de muecas y gestos
propios de la fugacidad del coqueteo
mientran otean dudosos el horizonte
los pájaros descarriados de la madrugada.

Después, al cesar la música
cierra la noche y abre el metro.
La luna entre las nubes se esconde
y mientras arrastro los pies hasta casa
recuerdos que tuvieron miradas antes de tener nombre


...Despierta del letargo del whisky mi memoria....

jueves, julio 17, 2008

Día uno

Aquellas noches no necesitábamos salir de cuatro paredes gastadas y pintadas con gotelé. Nuestros cuerpos eran un mundo en sí mismo. Cada pliegue de tu piel un ecosistema fértil, cada matiz de tus ojos un paisaje marino en el que zambullir las ganas. Recuerdo que buscabas las señas de identidad que están dispersas en mi cuerpo y que yo me divertía contando estrellas en tu constelación de lunares. Después de derribar el muro del pudor nos aislamos del exterior tras montañas de ropa. Tentamos lo prohibido para terminar sudando el placer de reconocernos en mitad de la oscuridad entrecortada de las persianas. Antes de que silbaran tus besos en mis oídos yo no creía en el milagro de la atracción. Me sentía a veces como un cuerpo sin alma y otras como un alma sin forma. Recuperé mi condición de hombre. Pude vencer un olvido. Puedo vencer un recuerdo.

miércoles, julio 16, 2008

CERRADO POR AVERÍA EN EL SISTEMA

Por causas ajenas a blogger este blog permanecerá cerrado indefinidamente

martes, julio 15, 2008

LXVI

La historia la esciben los que ganan,
muy bien, hagamos una excepción.
Nos conocimos cuando moría el invierno
y antes de que llegara la primavera
ya se soñaban mis versos con tu almohada.
Galopamos sin herraduras por el anonimato
en busca del oscuro camino de los amantes
que se dejan llevar por las últimas luces
que no saben donde ir pero no quieren separarase.
Después, cuando las horas pedían explicaciones
tratamos de evitar que nuestros cuerpos chocaran
pero en mitad de un domingo sin madrugada
colisionaron mis labios con tus ganas
y prendieron los besos en nuestras sábanas.
La única opción de apagar nuestro ardor
fue dejar que tu aroma rompiera en la noche
y mezcladas mis manos con tu sudor
hicimos que el mundo bajase su persiana.
Está bien, historian los vencedores:
nos conocimos cuando el invierno moría
y antes de que el verano madurara
aprendí que no iba a convencerte
así que aquí, donde el mundo no es redondo
siempre tienen espinas las flores que huelen bien
y el mar se cobija entre las rocas
para no tener que romper la espuma
donde antes crecieron nuestras rosas.

domingo, julio 13, 2008

LXV D-13, Hundido

Porque no sólo hay que arriesgar para ganar
todo lo puesto en juego de nada ha servido,
como el inventario de un espejo hecho pedazos
con la derrota aflora todo lo perdido.

Dilapidé la herencia de mi calma
de quién es la culpa es lo de menos
nunca estuve tan cerca de dejarme ir
ya nadie quiere un corazón que bombee veneno.

Se aleja el rumor de las olas tristes
y el fracaso se hace en mi garganta fuerte
en mitad de este mar que no se atreve a mojarme
voy a arrancarme los ojos para no tener que verte.

No tengo valor para levantarme de aquí
ahora que estreno esta soledad de verano
me siento como un niño que por primera vez
tiene que caminar sin que tu le des la mano.

LXIV Clamores

Labios rojos, jazz
(sentimientos con sordina)
droga dulce y ron de caña.
Las relaciones son un pentagrama
en el que la doble barra final
se escribe en mitad
de una cadencia rota.
Vete,
si crees que somos disonantes
pero luego no vuelvas sensible
porque aunque creas que
para resolver en tónica
siempre hay tiempo
si te vas todas mis obras
serán para ti sólo silencio.

viernes, julio 11, 2008

LXIII

Estuve en Soria
y ya regresé
sin olmo talado
al que escribirle
mis penas de maestro.
Si acaso tengo
un sueño con alas
que se escapa
y me da la espalda.
No quiero tener
que ladrar mis versos
a la luna.
Tampoco seguir, caminante,
las huellas del poeta
porque yo no tengo
Campos de Castilla
ni cucharas con miel
a la que acudan
las moscas golosas
que endulzan la hiel
de la despedidas.
Entre el Duero y el vaivén
que tiene tu cuerpo
en los recuerdos de la noche
me quedo con lo segundo
pues para ríos melancólicos
no tengo hoy las manos,
prefiero perderme en ilusiones
que sueñan con tus curvas
como meandros del placer.
Río Duero, Río Duero,
si algún día he de volver
que el tiempo nos conceda
una prórroga a la distancia
y entre el rumor del agua
y mi voz en el papel
sellemos labio a labio
lo que alguna vez fuimos
y lo que, tal vez,
algún día,
volvamos a ser.

miércoles, julio 09, 2008

En camas separadas. Aserrando las cómodas y la fragilidad de mis deseos. Como dos viejos que no se quieren. La vida es una mierda. Inadaptado. Voy a Soria, sin gente. Vuelvo de ninguna parte, ojalá tuvieras que echarme de menos. Un rayo partirá todas mis sábanas. Todo el texto es inconexo, no tengo tiempo para más.

martes, julio 08, 2008

LXII Mis miserias

A veces salgo a la calle
cuando nadie puede verme
camino sin rumbo pero con decisión
hasta ningún lugar, a ninguna parte.
Se que dije que la vida es morir o amar
pero es más morir si ves en las aceras
como se aman a gritos el resto de mortales.
Después, al llegar el toque de queda
me reconozco con periodística objetividad
en los espejos que pueblan mi casa,
según se mire tengo los días atrofiados
o se me despiertan las noches insomnes,
ensayo a puerta cerrada frases de rencor
pero después se escapan por la ventana abierta
me pierdo tratando de olvidar palabras
que vienen envueltas en una voz de mujer.
No se vivir a medio gas
y dice el mecánico que cambie
o que así mi motor no durará
pero quién quiere cambiar
cuando todas las curvas posibles
te acercan sin remedio al final.

lunes, julio 07, 2008

LXI

Detesto al amor y a sus profetas,
detesto ese rincón oscuro
que guardan las canciones
que merecen la pena
para resumir mis fracasos.
Detesto que me evites
como el mar evita la arena,
la toca y vuelve con la resaca
a la inmensidad del anónimato
Sin embargo, el salitre ya está
enraizado a la espalda.
Soy consciente de que tal vez
para evitar que se marchite tu otro jardín
habrá que cortar del tallo nuestra flor
pero seguirá oliendo en mi cabeza
como huele el amor
como olían nuestras sábanas
como huele a ti
la camiseta que ahora llevo
y que lavaste en tu casa.

jueves, julio 03, 2008

LX

Mis malas maneras afloran
al ritmo con el que agoniza el reloj
ya se,
no debí llegar a este punto
pero una vez llegado
de nada me sirve la queja
y mis llantos se perderán en la nada
estoy sólo porque quise
pero dime,
como puede estar un león
que acaba de apartarse de la manada.
Y tu que no quisieras quererme
te preguntas si yo ya no te quiero
después me reprochas que siempre quiero más
y tengo miedo de no saber vivir con menos
estoy huérfano de tus labios
me siento perdido sin tus besos.

miércoles, julio 02, 2008

LIX

No podemos prometernos
un amor durardero
ni siquiera la vida eterna
pero puedo decirte
que has de tener la certeza
que haya donde me encuentre
haya donde mis brazos comienzan
habrá siempre para ti
la paz en mis abrazos
el calor de una puerta abierta
y podrán amanecer tus días
donde terminen mis noches
porque hemos cruzado Madrid
galopando el asfalto en tu coche
porque tu sonrisa me alimenta
no nos digamos un adiós
dejemos nuestra historia incompleta

martes, julio 01, 2008

LVIII

El amor entre nosotros resiste
porque le empuja la inercia
que tienen los últimos días.
Por lo demás, es sereno
como un reo condenado a muerte
y aunque yo no creo
en la pena capital
estoy dispuesto a confesar
todos mis crímenes:
a la sombra de tus labios
rasgué una noche
mis vestiduras y tu ropa interior,
el muro que ahora nos separa
se caerá cuando el frío del norte
te peine las ganas.
Todo aquí será escombros
pero utilizaré mi último aliento
para maldecir tus besos
y odiar el mañana.