miércoles, mayo 31, 2006

No hay silencio



El Retiro no sabe callarse, no quiere legitimizar el silencio. Hasta que no sepa prohibir los prohibidores luchará contra las prohibiciones. La Plaza de las Columnas es una voz ultrajada por un maquiavélico plan de sirenas. Reprimida por funcionarios del orden y de sobra sabemos que el orden que establecen no funciona.

No soportan una orquesta sin director, y lo que es peor una orquesta sin director que sabe dirigirse. Al menos, se dirige hacía la libertad de la prohibición ausente. ¿Quién y cómo decide que cantar y tocar unos tambores hace daño a la "imagen" de la sociedad de la imagen?

Tal vez algún sesudo político, de esos que se creyó feliz en un 68 de adoquines, que terminó la carrera y empezo el chollo, se sentó en una butaca del congreso y asentó sus ideas, ¿Para qué airear los pensamientos con lo agusto que se está debatiendo al amparo de la democracia?

Esos políticos nos consideran la generación perdida, la X (nomenclatura quinielística consideremonos hijos de la suerte), aquella que no tuvo jamás motivos para luchar que creció en el marco de la libertad, somos frutos de la Constitución del 78. Es cierto, tal vez no nacimos en el eco de una batalla pero eso no nos hace inmune a las derrotas.

Primero nos prohibieron beber, nos prohibieron contaminar nuestros pulmones vertiendo aire contaminado por la nicotina (lo cual induce a la reflexión de porqué no se prohibe la contaminación en si, todos somos industriales pasivos...menos humos) ahora quieren arrebatarnos el derecho de poner el grito en el cielo. El de cantar, bien o mal, cantar por algo que creemos justo, o simplemente cantar...no tenemos que dar explicaciones.

Nos quieren amordazar la boca... trae la guitarra, yo pongo el vino, otro traerá el humo, vamos a encadenarnos a un acorde y así jamás podrán desatarnos. Seamos una orquesta sin director dirigiéndonos orgullosos a la libertad de canción-expresión. Miremos a la cara del que quiere arrebatarnos la voz en Las Columnas...


P.D. Gert: ¿Por qué dices que son malos tiempos? ¿Es qué alguna vez fueron buenos? Olvidemos el pasado, sin el hoy jamás hubo ayer, bueno o malo, carguemos contra los diputados antidisturbios que tienen turbia la mente... mejor cantémosles una canción desde El Retiro al compás de los remos...

Esta vez señor Alcalde... No podrás ni LIBRarte de nosotros, ni RetirArte a descansar

lunes, mayo 22, 2006

Alpen Kreuzer



Un asiento de Ford Orion, tapizado en gris y con cierto olor a huida. Un techo de estrellas camino de cualquier parte. Cintas de Serrat y un cenicero con monedas. Seis viajeros sin noción del tiempo compartían vagón en mi infancia.

Un coche con enganche, una Alpen Kreuzer, bolsas de ropa tapando el espejo de atrás, pulpos de goma y una bici plegable con la que aprendimos a montar. Benidorm y un bosque de eucaliptos. Aquel barreño lleno de agua donde los playmobil libraban batallas navales. Sillas y mesas de playa.

El colegio sin clase por la tarde, los calipos sabor a fresa y las rodillas peladas porque yo era un Oliver con poca vocación. La sal y unas chanclas con las que no aprendí a caminar. El Madrid perdía ligas en Tenerife y nosotros tostábamos la piel al sol

Cambrils, Doñana, Playa América, Mojácar, Gijón, Torremolinos, Orrio, Rosas… veranos con el ombligo al aire, de playa y merendero. Pantalón corto y carreras por la arena. El titiritero y mi inglés precoz. Mis hermanos, mis padres y un coche matrícula A-8158-AL.

Crecimos cada uno a su ritmo y ya no hay viajes que parecen no tener fin sobre un asfalto lleno de espejismos. Hoy la vida sigue y gracias a esas huidas tengo por patria el mundo, mas yo nací donde nací y uno es de donde recuerda.

domingo, mayo 21, 2006

(....)



Sin ti soy un pentagrama vacío, un minotauro al que se le escapan las víctimas, la muerte sin guadaña y el aire sin oxígeno. Un par sin dos, la otra cara de la luna, una semana sin pleno al quince, tan sólo dni, a veces dni perdido.

Sin ti me siento el payaso que habita en la casa del terror o un referendum para convocar un referendum que refrende el referendum. Una gota que colma el vaso en tiempo de sequía, el marinero en tierra que se marea en coche y una puerta que chirría solo cuando se abre.

No se porque juego a perderte, si sin ti soy el asfalto en un campo de amapolas, mil miradas ciegas, una gotera en el lavabo o una ventana tapiada. El billete de vuelta del Titanic, el cero en matemáticas. Sin ti sólo soy alguien que algún día fue siendo tuyo.

El milagro de la vida


Con la Gran Orquesta a cuestas regreso caminando a una casa que no me pertence. Por no saber tejer sonetos de amor me toca librar solo la batalla del deseo. Maldigo la vida. Debería aprender a soñar con los ojos cerrados, ya me gustaría domesticar las ovejas que cuento para dormirme.

Sin embargo la vida es impredecible, y más por agotamiento que por sueño termino roncando las penas al compás de mi respiración. Llevo varios meses durmiendo mal, y los sueños no se prodigan en mis noches. Pero ésta, es una noche distinta y la casualidad quiere que mi subconsciente me imagine en mi casa de toda la vida.

Yo, que el sueños nunca me veo en primera persona tengo cara de idiota. Estoy embobado mirando una cama, mi cama. Pero no en ella no estoy yo, sino un bebé sonrosado que me mira con los ojos abiertos. Patalea y tiende sus pequeños dedos hacía mi.

Cuando nos pasan cosas raras en los sueños nunca te preguntas por qué, dormido comprendes cualquier cosa que pase y la aceptas. Allí estoy yo, delante de un casi recien nacido, aceptando que soy su padre, besando su barriga. Lo tomo lo abrazo, lo muestro a mi familia. Veo la sonrisa de los demás en mi cara reflejada. Soy feliz, el forma más parte de mi que mi propia piel. Es raro las sensaciones que te hace sentir un sueño, pero soy feliz. Abrazo esa bola de piel con ojillos diminutos que me mira asustado de la altura, sujeto con cuidado su cabeza... y sin motivo alguno despierto, abrazado a la ausencia de un hijo que nunca tuve.

Por primera vez en mucho tiempo despierto feliz, ya no maldigo vivir. Algo que es capaz de crear sentimientos así no debe ser tan jodido. Desayuno con una sonrisa, hoy vuelvo a ser optimista, he sido seducido por el milagro de la vida.

Absténgase de comentar graciosos...

sábado, mayo 20, 2006


Volví a perder la orientación al mezclara con wisky y no supe encontrar el Sol al amanecer. Otra madrugada arrastrando mis zapatos por una parada de bus. Una vez más, con los ojos encrístalados por el alcohol, perdiendo altura. Retumbó el sonido de parada solicitada en mi cabeza, y dibuje una ese entre la gente antes de bajar.


Entonces yo también amanecí, y mis pasos solo eran huellas. Hace tiempo que llevo un rumbo equivocado y caminó al revés del mundo. La gente decente se levantaba y yo allí escurriendo mi cuerpo entre la puerta. Tras el primer café renuncié por unos minutos a la vida. Desistí al rato, justo al comprobar que el tiempo discurre sin atrasos.


Tome una ducha y sin querer dormité cuando el agua me daba en la nuca. Entre el vapor y el sueño tuve la sensación de estar próximo la tranquilidad. Pero toda tranquilidad se desvaneció al cortarse el agua caliente. Un amigo me enseñó que no importa el tamaño de una moneda, ésta siempre tiene dos caras. Otra vez cruz, mierda. Si al menos, como los dados, tuviera seis, sacar un uno no sería tan fácil.


Amanezco frente al espejo, no soy de esa clase de personas que disfuta con su reflejo. Segundo café. Mis pasos vuelven a ser solo huellas camino de una rutina decadente. El metro se cierra en mis narices. La mala suerte solo es señal de que sigo vivo. Al menos tengo suerte de ser pesimista, esto ya estaba en mis planes. Nadie dijo que el azar fuera fácil.

jueves, mayo 04, 2006

Porque me sale de los cojones

Suprimido el derecho de reunión
en torno a una inspiradora botella,
es importante aprender a respirar
y a vivir sin dejar una puta huella.

Dos más dos es a veces cinco
y en el gran teatro de lo absurdo.
más vale hombre sobrío y mudo
que ciego por salvar el mundo.


Ironía la de la bebida en los garitos
en donde se sirven licores adulterados.
Seremos pobres pero no capullos
preferimos ser clandestinos del vino urbano.

Y en Francia también tocan los huevos
aunque eso no salga por televisión.
ni todos los galos son Victor Hugo
ni todo es incultura en un botellón.

Joder por joder, prohibir por prohibir
y nos toca huir de sirenas histéricas.
no convertirán Madrid en Chicago porque
no Estamos Unidos de la misma América.