jueves, mayo 04, 2006

Porque me sale de los cojones

Suprimido el derecho de reunión
en torno a una inspiradora botella,
es importante aprender a respirar
y a vivir sin dejar una puta huella.

Dos más dos es a veces cinco
y en el gran teatro de lo absurdo.
más vale hombre sobrío y mudo
que ciego por salvar el mundo.


Ironía la de la bebida en los garitos
en donde se sirven licores adulterados.
Seremos pobres pero no capullos
preferimos ser clandestinos del vino urbano.

Y en Francia también tocan los huevos
aunque eso no salga por televisión.
ni todos los galos son Victor Hugo
ni todo es incultura en un botellón.

Joder por joder, prohibir por prohibir
y nos toca huir de sirenas histéricas.
no convertirán Madrid en Chicago porque
no Estamos Unidos de la misma América.

3 comentarios:

Cuar-teto dijo...

cada dia eres mas escribor....cada dia sueltas mas perlas de esas que tienes guardadas en tu cabeza, o en tu corazon....me alegro que encima te lo reconozcan...y con un plus de pasta!!!!
Solo te falta una cosilla para ser un completo escribor profesional....Mi texto!!!!!XD

En serio, me encanta cada letra, silaba, palabra, frase, coma y punto que escribes, y sobre todo, como lo escribes...

Pebbels (huerfana de texto, me conformo leyendo los de otros....)

gErT dijo...

me gusta tanto el botellón por estar prohibido. Porque las prohibiciones no hacen más que darme alas.
¿Multas? ¿Riesgo? ¿Emoción?
Un compañero mío decía que por mucho que nos multen no vamos a dejar de beber en las calles. Porque la multa es sólo un día si te pillan y en los bares te multan por cada copa que pides (estafadores de mierda)

Idiomalicantino dijo...

GRANDIOSO! Dan ganas de leerlo bien alto, con fuerza, una y otra vez. Eso son ideas, eso es la esencia de Víctor Hugo, eso es la cantera donde se gestan brillanteces: en Ciencias DEL BOTELLÓN.