miércoles, mayo 31, 2006

No hay silencio



El Retiro no sabe callarse, no quiere legitimizar el silencio. Hasta que no sepa prohibir los prohibidores luchará contra las prohibiciones. La Plaza de las Columnas es una voz ultrajada por un maquiavélico plan de sirenas. Reprimida por funcionarios del orden y de sobra sabemos que el orden que establecen no funciona.

No soportan una orquesta sin director, y lo que es peor una orquesta sin director que sabe dirigirse. Al menos, se dirige hacía la libertad de la prohibición ausente. ¿Quién y cómo decide que cantar y tocar unos tambores hace daño a la "imagen" de la sociedad de la imagen?

Tal vez algún sesudo político, de esos que se creyó feliz en un 68 de adoquines, que terminó la carrera y empezo el chollo, se sentó en una butaca del congreso y asentó sus ideas, ¿Para qué airear los pensamientos con lo agusto que se está debatiendo al amparo de la democracia?

Esos políticos nos consideran la generación perdida, la X (nomenclatura quinielística consideremonos hijos de la suerte), aquella que no tuvo jamás motivos para luchar que creció en el marco de la libertad, somos frutos de la Constitución del 78. Es cierto, tal vez no nacimos en el eco de una batalla pero eso no nos hace inmune a las derrotas.

Primero nos prohibieron beber, nos prohibieron contaminar nuestros pulmones vertiendo aire contaminado por la nicotina (lo cual induce a la reflexión de porqué no se prohibe la contaminación en si, todos somos industriales pasivos...menos humos) ahora quieren arrebatarnos el derecho de poner el grito en el cielo. El de cantar, bien o mal, cantar por algo que creemos justo, o simplemente cantar...no tenemos que dar explicaciones.

Nos quieren amordazar la boca... trae la guitarra, yo pongo el vino, otro traerá el humo, vamos a encadenarnos a un acorde y así jamás podrán desatarnos. Seamos una orquesta sin director dirigiéndonos orgullosos a la libertad de canción-expresión. Miremos a la cara del que quiere arrebatarnos la voz en Las Columnas...


P.D. Gert: ¿Por qué dices que son malos tiempos? ¿Es qué alguna vez fueron buenos? Olvidemos el pasado, sin el hoy jamás hubo ayer, bueno o malo, carguemos contra los diputados antidisturbios que tienen turbia la mente... mejor cantémosles una canción desde El Retiro al compás de los remos...

Esta vez señor Alcalde... No podrás ni LIBRarte de nosotros, ni RetirArte a descansar

1 comentario:

gErT dijo...

y lo último, prohibirnos ESTUDIAR

retir-ARTE, gran eslógan, quizá te lo robe.