miércoles, julio 02, 2008

LIX

No podemos prometernos
un amor durardero
ni siquiera la vida eterna
pero puedo decirte
que has de tener la certeza
que haya donde me encuentre
haya donde mis brazos comienzan
habrá siempre para ti
la paz en mis abrazos
el calor de una puerta abierta
y podrán amanecer tus días
donde terminen mis noches
porque hemos cruzado Madrid
galopando el asfalto en tu coche
porque tu sonrisa me alimenta
no nos digamos un adiós
dejemos nuestra historia incompleta

No hay comentarios: