sábado, marzo 11, 2006

Desahogo. Entendedlo es necesario

Huir es una convicción, es un modo de vida. Cobarde tal vez, pero tiene sus adeptos.

Yo soy cobarde y por tanto tendente a la fuga. Soy un ser que busca la salida de emergencia en la entrada al paraiso. Es cierto, soy de esa clase de humanos que no tiene desarrollado el músculo necesario para erguir la cabeza.
Curioso, como casi todo hombre, vivo en la ironía. Odio los laberintos pero vivo en miles de ellos. Algunos tan grandes como mujeres y otros tan pequeños como ciudades. Los laberintos tienen difícil salida...
A veces, cuando no queda más remedio, he de enfrentarme a los problemas. Eso solo cuando todas las posibles vías de escape han fallado. Entonces me desmorono. No me gustán los bis a bis con el destino. Entendedme si se nace cobarde, se es cobarde. No es ni mejor ni peor, simplemente es un estilo. Cobardes hay muchos, algunos salvaron la vida corriendo hacía el lado contrario a la batalla otros perecieron por huir de un problema y cruzarse con otro. Yo simplemente soy un cobarde mediano. Buscando siempre la salida, debería haberme llamado Don Nadie o Señor Huida.
Siempre quise llamarme Don Nadie o Señor Huida.

3 comentarios:

jorge dijo...

Pese a darme a la fuga en varias ocasiones, aun no logro diferenciar cuales son las salidas de emergencia que me llevaran fuera del paraiso y cuales las que me devolverána a él algún día, doblemente frustrado y triplemente cobarde.

Cuar-teto dijo...

cobardes???yo no veo ninguno....
a veces es mas valiente huir, salir, escapar y buscar nuevos mundos, nuevos paraisos donde imaginar historias, donde recrear recuerdos.....es valiente porque decides enfrentarte a nuevas cosas, aunque hayas desechado enfrentarte a otras, y puede que haya sido por cobardía, o puede que simplemente no mereciese la pena....la vida se compone de lo que elegimos y lo que dejamos de elegir, y muchas veces esas decisiones no son nada fáciles, y mucho menos cobardes...

Pebbels (una fugitiva mas, en busca de nuevos sitios de los que huir)

Anónimo dijo...

Para tu corazón:
Deja de joder a mi amigo con remordimientos. Eres tú, por ser tan grande, quien no le deja respirar tranquilo. Quien no le deja ver que a veces es bueno dejar de dar vueltas sobre tí, corazón egoísta.
No le hagas buscar salidas si no le dejas antes caminar y encontrarse con los demás. No le llames cobarde porque tiene amigos "chelis" a los que les gusta verle sonreír y no quieren verle pasarlo mal.
Esta es mi última advertencia, déjale vivir y disfrutar en paz. De lo contrario, corazón cobarde, nos las tendremos que ver tú y yo.