miércoles, agosto 08, 2007

Él era una persona muy negativa, ella era una foto velada por el efecto corrosivo del amor. Así, desconocidos, caminaban sin saber el uno del otro. Él era enclenque y tarambana, su rostro era la viva imagen de la desperación, acentuada ésta por la dudas de su psicótica neurosis. Ella parodiaba con su sola figura todo el proceso evolutivo de la especie humana. Si bien en su juventud empezó siendo un trazo de mujer fatal, la edad terminó por convertirle en una fatal treintañera que escupía contra el viento.

Quiso el azar poner un carrete de por medio. Plasmada entre el nitrato de plata la verdad tiene otra cara, mucho más tierna. Una noche, en la celebración de un escaso título de liga, él hacía fotos con pudor a la enfervorecida plebe y ella buscaba el último ligue del peor extremo de todo Brasil. Acorralados por unos hinchas algo ebrios sus codos se tocaron y entonces nació de su interior una fuerza eléctrica que puso en otro sitio mucho mas dulce cada poro de piel. Se miraron y no hallaron más que el asco que se daban, pero se profesaban un asco poético, un asco de pasión, un asco que les llevó a hacerse el amor debajo de la cama, sobre la mesa de rebelados, en mitad del carrete, a, bajo la sombrilla, entre los setos de la casa del más lánguido de los delanteros de la capital, dentro del cuarto oscuro,...

y lo que Dios unió que la era digital no se atreva a separarlo.

(Post patrocinado por Kodak ante la alarmante falta de ideas) CRISIS DE IDEAS

1 comentario:

Anónimo dijo...

PURPUS!!!! tu tranqui tron, que te llevo un capazo de ideas varias en la maleta, eso si, el prospecto indica que es aconsejable que se sirvan frias en un wisky on the rocks...es una indirecta pa que no se te olvide compralo.
(esperando el silbido del tren)
see you soon!