viernes, octubre 14, 2005

Mario


Mario Benedetti, poblador veterano de República Soledad escribió :
Síndrome
Todavía tengo casi todos mis dientes
casi todos mis cabellos y poquísimas canas
puedo hacer y deshacer el amor
trepar una escalera de dos en dos
y correr cuarenta metros detrás del bus
o sea que no debería sentirme viejo
pero el grave problema es que antes
no me fijaba en estos detalles.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Amazing Google Maps
Fixes for the trickiest high-tech hassles. See all Steve Bass's Tips & Tweaks. Yesterday's blog about Google prompted me to take a closer look at some of the ways people are using Google Maps for business .
Find out how you can buy and sell anything, like things related to private road construction on interest free credit and pay back whenever you want! Exchange FREE ads on any topic, like private road construction!

Patricia Nada Más dijo...

Desde su lejana morada, tú admiradora y fiel compañera del juego del ahorcado te deja un precioso poema que descubrió en sus momentos de soledad:

INSTANTES, "Jorge Luis Borges"

Si pudiera vivir nuevamente mi vida.En la próxima, trataría de cometer mas errores.

No intentaría ser tan perfecto, me relajaría mas.

Sería mas tonto de lo que he sido,
de hecho tomaría muy pocas cosas con seriedad.

Sería menos higiénico, correría mas riesgos.

Haría mas viajes, contemplaría mas atardeceres, subiría mas montañas, nadaría mas ríos.

Iría a mas lugares donde nunca he ido, comería mas helados y menos habas.

Tendría mas problemas reales y menos imaginarios.

Yo fui una de esas personas que vivió sensata y prolíficamente
cada minuto de su vida.

Claro que tuve momentos de alegría, pero si pudiese volver atrás, trataría de tener solamente buenos momentos.

Por si no lo saben, de eso está hecha la vida, solo de momentos.

No te pierdas el ahora.

Yo era uno de esos que nunca iba a ninguna parte, sin un termómetro,
una bolsa de agua caliente, un paraguas y un paracaídas.

Si pudiese volver a vivir, viajaría mas liviano.

Si pudiera volver a vivir, comenzaría a andar descalzo a principios de la primavera y seguirá así hasta concluir el otoño.

Daría mas vueltas en calesita, contemplaría mas amaneceres y jugaría con niños.

Si tuviera otra vez la vida por delante.

Pero ya ven, tengo 85 años y sé que me estoy muriendo.