viernes, febrero 03, 2006

1ª versión

En la orgía de tu muerte quiero ser el primero. El primero en arrancar el yugo de tus vástagos de pulsera. En presentar batalla a los relojes de sol y a los relojes de arena. Comandar un ejército cuyas únicas manecillas sean la de ancianos que han vuelto a ser niños. Pasear por la calle sin el silbido de los segundos ni el campaneo de las horas.
No queremos más fines de años, nuestro único fin es la libertad. Sabemos que muchos antes que nosotros perecieron combatiendo contra los años.


Nos aferraremos a cada día como si fuera el último. Resistiremos desde hoy hasta el final. Recuerda, Tiempo, que no tenemos miedo. Vamos con el absurdo valor de los que saben la guerra perdida.

1 comentario:

Pifo25 dijo...

Porque cada día es una oportunidad de comenzar una nueva batalla. Una nueva ocasión para vencer a la apatía. Para sentirte mejor contigo mismo.
Cada día es un reto para alcanzar la libertad y con ella los sueños. La arena del reloj del tiempo nunca se detiene.