viernes, octubre 12, 2007

Está el norte y también está, jodido, el sur. Están los lunes y el domingo. El pretérito pluscuamperfecto del verbo amar y el pronombre posesivo. La extraña forma de matar de los mandriles y el guante blanco de las barras de labios. Huele a meado el Parlamento y de rosas está lleno el cementerio. Madrid debe ser la única ciudad del mundo donde el metro se permite el lujo de no admitir viajeros. En la Gran Vía hay corredores de bolsa y conductores de taxi. Fulanas, chulapas y chulos. Claveles sin vilamorena con racimos de pendientes de perla.
Hay primeros, segundos, cafés o postres, panes y bebidas incluidos con más carácter que algunas mujeres. Si se observa la cartelera en algún periódico uno imagina que dentro de poco harán un musical sobre la Guerra del Fútbol, la memoria histórica o los cojones de Ptolomeo. Hay banderas en los balcones y ruido de autobuses en el asfalto. En algún teatro entregan el Premio Universal a la Valentía y eso que sólo nos hemos atrevido a pisotear piedras en la Luna. Resulta que tal vez el mundo ya no es tan redondo como Colón decía.

1 comentario:

gErT dijo...

Lo más curioso es que se celebra el día de la Hispanidad, que no sólo incluye lo español...

Al final, como cada día, estamos los de siempre.