lunes, octubre 29, 2007

A veces nos aferramos con todas las fuerzas al quicio de la puerta del primer tren que pasa...

Todos tenemos miedo a convertirnos en hombres sin vagón...

¿Y si el siguiente fuera el que te llevase a tu destino?

Lástima que no tengamos tiempo para tantos billetes.

7 comentarios:

Verónica dijo...

Cuélate en el metro, aunque no sepas dónde va, al menos te llevará a algún sitio.

csar dijo...

Totalmente de acuerdo.
Perfecto.

Eno dijo...

A veces no tenemos ni tiempo, ni dinero, ni ganas de arriesgarnos.

Anónimo dijo...

algunos por no tener no tenemos ni destino,vamos donde nos quieran llevar, ¿a que hora sale el tren que lleva a "la buena vida"? avisame si lo ves pasar...



EX-SHOEMAKER, EX-MARKET-MAN,YA NO SE NI LO QUE SOY...

Utopia dijo...

Vuelven tus palabras nuevamente a mi vida como una bocanada de realidad en estado puro, GRACIAS. Tienes tanta razón con estas líneas... nos acostumbramos a un aroma y pensamos que no puede haber otro igual, nos acostumbramos a un alma que pensamos es única y divina y pensamos que la suerte está de nuestro lado... costumbres y más costumbres, hábitos tras hábitos, en realidad todo rutina buscada.

Estoy segurísima que por tu vida pasará más de un tren y aunque descarrile siempre encontrarás el camino de vuelta. Suerte en el viaje, te deseo lo mejor!!!

Quimera dijo...

cuidado! hay trenes que son circulares...
como la duda!!

interesante blog, continúa así... un grato momento descubrilo.

Saludos

Quimera

Anónimo dijo...

Piensa que en alguna parte del planeta hay alguien que se siente como tú. Anayra -Color Esperanza-