viernes, agosto 11, 2006

La senda de los elefantes

De la mano o abrazados. Con lágrimas en los ojos, a veces con mentiras edulcoradas. A gritos o en silencio. Delatados por el fin de la noche. Los amantes acuden a su fin, no siempre el fin de la pasión...
Septiembre o una tercera persona, discusiones,... Aprender a desquererse, la luna que ya no les parece brillar, amores más fugaces que las estrellas de agosto. Ganas de matar, desgana de comer, sombras de lo que fuimos
Un viaje sin vuelta, el último paseo, amores que acuden a su senda para morir...

2 comentarios:

fmop dijo...

Hay otra senda de los elefantes: es por la que van todos 'trompa'. Menos trancendente, quizás, pero más sinuosa.

La otra, está determinada por las leyes de lo efímero.

Anónimo dijo...

Quizás a medio camino de esa oscura senda encuentres un sendero de luz, un rincon donde poder apreciar los recuerdos sin temor al dolor, estoy segura de ello, porque te mereces lo mejor.