jueves, agosto 17, 2006

Tiritando en agosto

Tengo frío, tirito, me duele el chasquido de los huesos. Madruga la tristeza o trasnocha la desida. No duermo sin soñar contigo. Caín ha vuelto a matar a su hermano, aunque no le importa, nunca le ha importado. No existe calor que evite el frio de tu ausencia y tirito en agosto.
Yo quería volar y no sabía mantener el equilibrio. Ni siquiera se odiarte, si pudiera que fácil sería alejarte de mi. Ojalá catapultase tu recuerdo hacía un vertedero de espejos rotos para que se deformase no sólo por el tiempo. No pasan las horas y tirito, mañana te volverás a repetir que no me quieres, convencida de que yo ya soy pasado. Ojalá que el verbo amar en presente te de ardor de estómago. Entonces cuando arrepentida de tu desprecio vengas a rogarme, ya estará mi corazón desierto y mirandote a los ojos te diré que no...y no lo siento

3 comentarios:

fmop dijo...

Quien crea estar sanado de un desamor, sanará. Y una vez curado ya no necesitará decir que no ni sentir nada, porque el agua pasada no mueve molinos.

utopia dijo...

Adoro todos y cada uno de tus escritos, ya sabes que soy tu más fiel admiradora, pero en esta ocasión me ha entrado frío. Yo no soy nadie para dar consejos, porque apenas los tengo para mi, pero se que pronto esta dura tempestad será aliviada con la piel de la felicidad.

Aqui te dejo algo que forma parte de mis noches en vela y es que no hay nada como unas líneas de Machado:

" Este amor que quiere ser
acaso pronto será:
pero ¿ cuándo ha de volver lo que acaba de pasar?
Hoy dista mucho de ayer.
¡Ayer es Nunca jamás! "

Idiomalicantino dijo...

Sólo quien se ancla en el pasado será incapaz de caminar. Levanta la cabeza, ponte el mundo por montera y disfruta del regalo presente de ser joven y libre!