lunes, agosto 21, 2006

Tarde, mal y nunca

Le dije ven conmigo que pago todo lo que quieras y ella me pidió un beso.... pero yo tanto no tenía... después me ví empeñando mi corazón sólo por una de sus miradas

4 comentarios:

fmop dijo...

Pues la verdad que eres ahorrativo.

Uqbar dijo...

Eso lo bueno de la ficción, puedo ser como a veces me gustaría,aunque en la realidad tengo empeñado el corazón tan sólo por una mirada...

Uqbar dijo...

He cambiado la frase, ahora me gusta más

Esquitin dijo...

Queremos ser nuestros, y nos acabamos regalando sin saber muy bien como, por lo que en otro tiempo hubiéramos considerado una trivialidad. Nos arrebatan el alma y el corazón lucha, y entre tanta batalla la mente aguarda una guerra, que ya da por perdida. Un saludo.