martes, enero 13, 2009

Me hablaron torpemente de ti
en uan noche en que la escarcha
traficaba con mi déficit de abrazos.
Madrid expulsaba su bilis
para contaminar de humo los bares
donde te habían visto con otros
apoyada en la canción cálida
de un cristal empañado.
Y me dolió,
como duelen las palabras al partirse
para unirse al último tomo del diccionario.

2 comentarios: