miércoles, enero 10, 2007

Miradas cruzadas



Cara A
Que mirará ese gilipoyas... venga pásame por la cara tu soltería, mírame agusto, libre...inútil. Esta ciudad hecha para gente como él. Sin ataduras, solitarios aguso. Me acuerdo que cuando yo estaba sólo no había tantas esculturas deambulando por aquí, como lo envidio... Un soltero feliz, con su vida a salto de mata, hoy pico aquí mañana allí. Si se tuercen las cosas a casa. Quién pudiera renunciar a esta vida de soga y trivial con otra pareja. Quiero volver a sentirme peligroso, quiero sentirme al borde del desvanecimiento.
Mírame, estoy gordo, dicen que es la felicidad, pero no puedo entenderlo, la estabilidad me está cebando. Estar sólo adelgaza, la soledad adelgaza, quiero volver a esas fiestas interminables, llenas de alcohol, de farra, de mujeres,... A ella, le quiero, pero no le vendría mal tomarse unas vacaciones. Necesito tiempo para mi, para mis cosas,...normal que sonría, es feliz, joven. jodidamente feliz. Hasta a mi me apetece sonreír...
Cara B
Pero ese subnormal porque se ríe de mi...no tiene otra cosa que hacer que pasearse delante de mi recordando que no esta solo. Maldita mierda de Madrid, últimamente todo el mundo va de la mano, hasta los policías de movilidad se quieren...jodida ciudad hecha para pares. Estoy harto de llegar a casa oliendo a wisky, levantarme sin aliento,... quiero que alguien me espere al volver del curro, quiero dormir con ella.
Vamos cabrón, préstame a tu chica... claro, seguro que esa tripa es de no tener que pelear para pillar algo en un bar, no necesitas echarte dos litros de colonia. Quien pudiera ser tu y ver una peli en el cine con tu pareja...necesito compartir almohada, no tener que huir de las casas cuando sale el sol... mírame, en todos estos años no he conseguido nada productivo, añoro tu puta curva de la felicidad, seguro que a ti la cerveza no te provoca resaca...joder entiendo que sonría... él no tiene la culpa...

1 comentario:

gErT dijo...

Lo peor de dejar las vidas cruzadas es que no recuerdo dónde puse los pedazos que las hilvanaban.