viernes, enero 18, 2008

Tercer y último ensayo.

“En los ochenta fue la heroína. Después llegó la ruta del bacalao y las pastillas. Mirad, ¿veis esta foto? Es del ochenta y uno. A este chaval de rizos lo mató el SIDA. Se pinchaba caballo y lo de las jeringas aquellos años fue una epidemia. Eso sin contar con los que se mataron con el coche volviendo de alguna discoteca”. El profesor siempre asiente nostálgico. Sus ojos han visto enterrar a más de un antiguo alumno. Lo peor son los padres se repite. Le gusta enseñar esas fotos en clase, para que sus alumnos le pongan rostro a la muerte. Después vuelve a guardar ese álbum en algún rincón de su casa y no lo saca hasta al año siguiente.

Cuco las había visto hace tiempo. Muchas veces, cuando al encender la videoconsola aparecía un mensaje de la asociación de ayuda contra la drogadicción, se acordaba del brillo en los ojos de aquel chaval con rizos. Le habían enseñado a odiar las drogas y el las temía. Le habían enseñado a rechazar los caramelos y a evitar a los desconocidos. Sin embargo, cuando creció también le enseñaron que las drogas estaban prohibidas y aunque al principio Cuco creía en la ley, después la simple sensación de fantasear con traspasar la línea del mundo de los vivos se la ponía dura.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Siendo tan tan tan bueno deberías dejar de escribirlo aquí y guardarlo en un archivo de word, scorsesse no lo hubiera echo mejor.

Fetén torres, fetén

Gracias por reflejarlo

jorgeirmer dijo...

Ni caso, el tamño esta bien. Tus textos son mejores que los de la competencia y con un tamaño menor que los de la competencia, como diria Denzel.

gErT dijo...

Limón, son ensayos, tío, no Los Miserables. Por cierto, has patentado la palabra "fetén"?

chimita dijo...

No!! No me puedo creer que el pobre Cuco vaya a drogarse... jopeee... que Cuco más tonto. Se le pone dura con cosas muy raras