martes, enero 15, 2008

Vía de escape.


Todos los días se levantaba. Todos los días se duchaba y se afeitaba. Todos los días leía el mismo periódico de todos los días. Todos los días entraba a trabajar cinco minutos antes y tomaba el mismo café de máquina de todos los días. Todos los días salía a fumar dos pitillos en la hora del almuerzo. Todos los días recogía a sus hijos del colegio. Todos los días regresaba al trabajo después de comer y revisaba las cuentas de todo el año. Todos los días llegaba a casa cansado y cenaba mientras charlaba con su mujer. Todos los días se acostaba y cerraba bien fuerte los ojos para que aquel periódico de todos los días mañana también cambiara de noticias...

3 comentarios:

Drew dijo...

Todos los días sucede algo nuevo.

gErT dijo...

Al menos conserva todos los días la esperanza de que las cosas cambien no?

chimita dijo...

Bueno, hay a quien le gusta la monotonía. Y aunque tu personaje no lo parezca, hay quien es feliz pensando en que mañana estará el mismo periódico y el día será igual de ordenado...