viernes, noviembre 24, 2006

Esquinas...

El era el rey del Sudoku y ella la repartidora que cada mañana le ofrecía el periódico en la misma esquina. Una mañana al recibir el papel él levantó la vista y descubrió una mujer a la que ni siquiera las manchas de tinta le tachaban la belleza. Ella por su parte le miró con la cara que ponen los dioses frente a los bichos raros.
Un día ella reunió todo el dinero necesario para su viaje a Cuba y dejó el trabajo, él jamás pudo reponerse.

No hay comentarios: