domingo, noviembre 19, 2006

Humo nº 8

Al llegar a casa, después del trabajo, le dolía tanto el cuerpo que nunca reparaba en que tenía corazón...

No hay comentarios: