lunes, noviembre 06, 2006

Suerte inversa (retomando el ciclo Calamaro)



Una vez me enamoré de un dibujo animado con un sólo ojo, de una deportista que anunciaba dulces, de una chica enamorada de otra chica, de ti, de la mujer que servía cafés, de la despeinada que me ofrecía periódicos, del olor de las sábanas mojadas del sudor del sexo, de mil palabras que no llevaban a ningún lado, de una sóla imagen que me arrebataba la vida, de la esquina tras la que te escondías, de una chica que bailaba con tipos duros.
Otras veces me enamoré de sonrisas que nunca sonreían, de tus vestidos bajo la cama, de la Luna, de otras lunas, de cuerpos sin cara que se arrancaban a bailar en una noche de disfraces, de viajes que no hice, de los semáforos en rojo que me ayudaron a verte en otro coche,...
Tocaba frenar y me frenaron, ahora estoy a la espera... soy un hombre de peso con rodillas de hojalata...una fiera con muelas de madera...últimamente mi ombligo ocupa todo mi blog...la suerte es inversamente proporcional a mi crecimiento.

4 comentarios:

lemon dijo...

Tu eres un tio grande, torres, pero sin piernas de hojalata. El texto es precioso, gracias por escribirlo

gErT dijo...

Pues deja de crecer.

Eno dijo...

qué importa si tu ombligo ocupa todo tu blog? cuando no hablamos de nosotros hablamos de lo que no debemos, no sabemos o, peor todavía, de quien no se lo merece.

Además tu ombligo tiene unos textos preciosos

Niebla dijo...

Holas,tu dire apareció
en "mi chivato" ;-)

Me encantó encontrarme con Calamaro, me encantaaaaaaaa.

Yo soy una enamorada de la vida en todas sus manifestaciones.

Saludos.