jueves, abril 10, 2008

XII

Noté reptando
por mi espalda
un sueño.
No llevaba
a ninguna parte,
a ningún lugar,
pero cuando
se hizo fuerte
en mi cabeza
quedó mi cuerpo alistado
a un ejército
de trasnochadores
que salen a buscar
y nunca encuentran.
Así fue
como tuve
que convertirme
por segunda vez
a la religión de las dudas.

1 comentario:

chimita dijo...

"Noté reptando por mi espalda un sueño", me ha recordado a un trozo de una canción de Luz "un roce en tu espalda te hará cambiar".
Luego he seguido leyendo y he visto ke no tenía nada ke ver, pero me ha recordado. Aunke bueno, pensándolo bien, si te has convertido a otra religión por ese sueño ke repta por tu espalda... pues sí te ha hecho cambiar (no en el sentido de Luz, pero sí).