domingo, abril 20, 2008

XXV

Soy un animal nocturno.
Mi metrica convulsa
se me aparece
cada noche
con un cuerpo distinto
y así tejo poemas
a penelopes
que esperan
al último metro.
De vuelta a casa
deshilo los recuerdos
que no puedo olvidar
y bebo agua
para rellenar el hueco
que deja
un deseo insatisfecho.

3 comentarios:

Cariátides dijo...

No puedo más que sonreirte pues a mi la inspiración también me visita de noche.

chimita dijo...

Eso de rellenar huecos de deseos insatisfechos con agua tiene que funcionar bastante mal. Es como comer lechuga si tienes hambre, qué pasa, que te da más hambre y tienes que comerte un bocata. Pues las insatisfacciones igual: la única solución es satisfacer esos deseos insatisfechos, la única.

Eno dijo...

Hay que llevar cuidado,
xq por la noche aparecen las hienas
a comerse los corazones
que no están del todo mal
pero tampoco bien del todo.