lunes, abril 14, 2008

XVI Prometeo

Trato
y trato
de encontrar
la forma
de hacer rebotar
las estrellas
que quieren herirme
pero cada vez
cuerpos celestes
más fuertes
abollan mi coraza
y me enfurezco
a sabiendas
de que ni mi ira
ni mis cicatrices
harán
que los astros
cambien de órbita.

1 comentario:

chimita dijo...

Pues si no cambian de órbita los astros, una de dos: o luchas contra ellos y los destruyes, y así no te harán daño; o bien ,segunda opción, te mueves tú.
Yo que tú, siendo así un tío grande, pasaba de moverme eh? puñetazo a la estrella y a tomar por culo :)