viernes, abril 18, 2008

XXI Malecón

Sentados aquí
el vapor marino
me empaña las gafas
y quiero mirar
a la izquierda
en donde el Sol
se deja vencer
melancólico.
La brisa
ensordece las voces
y así
me escucho mejor.
Me siento
como el Atlántico
al que sólo le alivia
chocar contra un muro
que no va a derribar.

2 comentarios:

Enredada dijo...

siempre chocando...
muros, paredes... siempre en el paso.
abrazo

chimita dijo...

Dios, como me jode que se me empañen las gafas