lunes, junio 16, 2008

LIV Graduación

Se nos acomodan
los segundos en los bolsillos
y cuando, por fín,
una decisión nos atañe
buscamos en los demás
la respuesta a nuestras dudas.
Pensábamos cuando nos matriculamos
que sabíamos remar a contracorriente
porque todo era tan distinto
a como era todo antes.
Nos creímos cuando empezamos
mayores de lo que somos ahora
igual que ahora nos creemos más viejos
de lo que llegaremos a ser algún día.
Somos tan dados
a las películas lacrimógenas
que algunos practicarán
la nostálgia del regreso
mucho antes de empezar el viaje.
Por lo demás, llegado el día
nos encorsetaremos en trajes absurdos
planchados únicamente para la ocasión
y antes de que el amor nos empache
brindaremos en una barra libre
de whiskys y mentiras
por los días que pasamos
inventándonos las noches

1 comentario:

Enredada dijo...

Tiempo perdido, no?
días que pasamos inventando noches...
días sin vivir, días que fueron...
realmente hermoso poema...
mil besos