jueves, junio 19, 2008

LVI

Ahora que es verano
y me hiela tu frialdad
nuestros cuerpos
se separan
simulando la pangea
en mi colchón.
En esta geografía aislada
queda mi espalda
ahogada en el fondo
de un oceáno de sábanas
y rompen las olas
en los besos que ya
no sabemos darnos.
Tal vez, si lo ignoro
algún día tus dedos
arriben de ultramar,
como barcos de conquista,
para atracar en las playas
que te descubran mis encantos.

2 comentarios:

isol dijo...

Hola,que hermoso escribes,he leido casi todo tu blog con mucho gusto,seguiré viniendo por aqui,será un placer para mi.Que tengas un buen día.

Enredada dijo...

Tal vez... y se queden por siempre.