lunes, junio 09, 2008

XLVIII Stop

Si el tiempo se detuviese
no habrían guerras en el televisor
ni tratados de paz en los libros
y yo podría besarte
como besa el agua las orillas.
Si las agujas tristes del reloj
quebrasen en tu muñeca
te haría una pulsera
con los segundos que hemos perdido
negándonos a oscuras.
Ojalá pudiera aislarme
de los latidos de las horas
que avanzan irremediablemente
hasta la despedida.
porque si el tiempo no existiese
en un sólo instante descubrirías
que necesitas quedarte conmigo
como necesita la noche al día.

1 comentario:

chimita dijo...

No no, si el tiempo se detuvises acabarías enloqueciendo. Si no sintieses la tristeza de ver cómo pasan las horas hacia la despedida, tampoco sentirías la felicidad de ver cómo se acerca el reencuentro. El paso del tiempo es necesario y enriquecedor