viernes, junio 13, 2008

XLIX

Viernes y no vienes,
te buscado toda la mañana
entre los pliegues
de mis sábanas vacías
entre los precipicios
que deja tu silueta
cuando te marchas de mi colchón
Viernes y no vienes
y madruga un pelotón
de balas perdidas
que deambulan sin destino
pero impactarán
contra la coraza
que salvaguarda mi corazón
Es viernes y no vendrás
y la cerveza no sabrá a cerveza
y el whisky tendrá sentido,
viernes y mis palabras huecas
no saldrán de mi garganta
para no tener que encontrarse
con el eco que deja tu cuerpo
al ausentarse de mi habitación.
Es viernes y no soporto
esa horrible manía tuya
de no visitar a los enfermos,
aunque mi enfermedad se fingida
aunque no exista más medicina
que reencontrarme contigo.
Cuando esta noche practique el recuerdo
se apagarán las luces, morirán mis ganas
y a oscuras en mi cama
me preguntaré
por qué...
¿Por qué es viernes,
yo estoy sólo
y tu no vienes?

2 comentarios:

chimita dijo...

Bueno, es obvio: llámala y vendrá. Y si ella piensa: es viernes y no me llama, es viernes y prefiere estar sólo en casa, es viernes y...

Anónimo dijo...

mis palabras huecas
no saldrán de mi garganta
para no tener que encontrarse
con el eco que deja tu cuerpo...

Que bien te explicas. Tus palabras calan hondo...